Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

¡Ya era hora! (Real Zaragoza 3 – Numancia 0)


El Real Zaragoza venció anoche en la Romareda al Numancia tras una destacada primera mitad, en la que ambos equipos crearon ocasiones de peligro, pero en la que el acierto solo estuvo del lado aragonés. Tras la falta de puntería del primer tiempo, el equipo soriano perdió la fe en el segundo, y el Zaragoza tomó una vital bocanada de aire en forma de tres puntos muy necesarios.

Cara y cruz del Real Zaragoza en las dos jornadas consecutivas disputadas en la Romareda. Tras una derrota acompañada por una imagen muy mala ante el Nàstic de Tarragona, ayer el equipo entrenado por Raúl Agné se aferró a la Liga con uñas y dientes, intentando no hundirse en la espiral de equipos que luchan por evitar el descenso. Para ello, Agné tan solo realizó un cambio en la alineación titular entre un partido y otro, pero en un elemento que no es baladí. Con una defensa que ha estado encajando goles jornada sí, jornada también, José Enrique retornó al lateral izquierdo en cuanto Agné ha podido contar con él. Y con él ha llegado cierta tranquilidad defensiva, del que se beneficia toda la retaguardia. Entre otros aspectos, en la salida del balón, lo que en este equipo no es moco de pavo. Tras la lluvia de balonazos de la semana pasada buscando a un solitario Ángel en punta, ayer se abusó de sacar el balón jugado, sobre todo en la primera mitad, en la que el único balón en largo de Cabrera fue un cambio de banda bien dirigido a Lanzarote.

Pese a tener casi la misma alineación, Agné los posicionó en el campo de una manera más inteligente. Cani retrasó su posición desde la media punta para entrar mucho más en contacto con el balón, y permitir a la tripleta ofensiva compuesta por Lanzarote, Xumetra y Ángel un fútbol mucho más combinativo, que acabó dando un resultado muy superior al estéril bombardeo al que se estaba empezando a acostumbrar la Romareda. Xumetra y Lanzarote cambiaban sus posiciones, jugando ora más tirados a banda, ora más cerca del área acompañando a Ángel. La consecuencia lógica fue que el Numancia se encontró con continuas incursiones de dos o más jugadores blanquillos en el área de Aitor Fernández, aunque a decir verdad, casi la misma circunstancia se procedía en el área de Sebastián Saja. Sin embargo, el acierto de Manu del Moral, Julio Álvarez y Pablo Valcarce no estuvo anoche a la altura.

Tras unos primeros minutos de tanteo, cuando las ocasiones empezaron a llegar lo hicieron a pares, una en cada área. Al disparo raso de Ángel detenido por Aitor Fernández, respondió el Numancia con otro lejano por parte de Marc Mateu, el mejor de los sorianos. A otro remate de Ángel que detuvo el meta numantino, le siguió la mejor ocasión visitante, en un balón que Manu del Moral remató de cabeza a bocajarro y que obligó a Saja a emplearse a fondo. En el minuto 28 Manu del Moral volvió a poner a prueba a Saja sin éxito, y en la jugada siguiente, tras una combinación por la derecha, Ángel peleó un balón que salió rebotado hacia el área del Numancia. Lanzarote lo persiguió y, encontrándose de espaldas a la portería, le sirvió con un taconazo el balón en bandeja a Javi Ros, quien entrando en velocidad lo empujó al fondo de la red para abrir el marcador. El Numancia se perdió en protestar al árbitro pidiendo falta de Ángel al inicio de la jugada, y no terminó por recuperar su sitio en el campo.

Lanzarote, presente en los tres goles, trata de sobrepasar a Ruiz de Galarreta

De esta manera, en el minuto 35 Lanzarote le puso otro balón de oro a Xumetra dentro del área. El extremo fue encimado por Marc Mateu, quien tratando de cortar la jugada por detrás suyo le metió un brazo y una pierna entorpeciendo su carrera, yendo a dar ambos jugadores con sus huesos en el suelo. El colegiado no lo dudó y determinó penalti, ante las nuevas protestas del equipo soriano. Ángel no se dejó influenciar por el ambiente y esperó pacientemente a tener el permiso del colegiado para, con una admirable sangre fría, engañar a Aitor Fernández y convertir el 2-0 con un disparo raso muy ajustado al poste. Ahí sí que se bloqueó el Numancia, quien ya no se acercó a Saja en todo lo que restaba de primera parte. Hasta el descanso el único hecho destacado fue la tarjeta amarilla que el colegiado madrileño Pizarro Gómez mostró a Marcelo Silva.

En la segunda mitad el Numancia quiso salir al ataque, pero pese a que logró arrinconar al Zaragoza alrededor de su área, no creó ninguna oportunidad clara de gol. De hecho, la primera jugada reseñable de la segunda parte vino por parte local, con un remate que se le escapó alto a Ángel tras una gran jugada de Lanzarote en el minuto 58. El Zaragoza empezaba a crear peligro a la contra, y poco a poco fue recuperando el control del esférico. Ruiz de Galarreta probó fortuna por primera vez para su equipo dos minutos después, pero su inocente disparo no le supuso problema alguno a Saja para blocarlo. El Zaragoza se supo mover entre dos aguas, controlando el juego cuando el Numancia aflojaba la presión, o defendiendo con orden y buscando contras apostando por la velocidad de Ángel y Xumetra. Jagoba Arrasate hizo un doble cambio intentando meter pólvora en el campo con Nieto y Capilla, cuando la desgracia se cebó con su equipo.

En la jugada siguiente al cambio el Zaragoza forzó un córner, y mientras los jugadores de uno y otro equipo se iban situando en el área soriana, Marcelo Silva entró en ella andando como quien no quiere la cosa, sin que ningún defensa numantino le cogiera la marca. Cuando llegó al borde del área pequeña, Manu Lanzarote botó el córner magistralmente, para que el central uruguayo lo empujara de cabeza al fondo de las mallas ante la sorpresa de la defensa visitante, incapaz de evitar el tercero de la noche. Con el marcador bien atado, Agné por fin dio descanso a Xumetra y Lanzarote, dando entrada a Edu García y Dongou. El Numancia lo intentaba sin acierto (Saja no tuvo que volver a detener ningún remate en lo que quedó de partido), así que aunque las prestaciones del equipo local bajaron un poco, no se notó demasiado. Cani seguía combinando con Ángel y Dongou como antes lo había hecho con Lanzarote y Xumetra, y los minutos pasaban dando por fin a la parroquia zaragocista un partido sin taquicardias.

De hecho, la única espina que se le quedó clavada a la afición es que perdió una oportunidad para volver a ver a Samaras, dado que Javi Ros le pidió a Agné que le sustituyera, y el de Mequinenza puso a Jesús Valentín en su lugar. Unos tímidos pitos acompañaron el cambio, pero no empañaron ni el resultado ni la imagen de un equipo que ha visto que tiene más gol fuera de Ángel, y que crea más peligro cuando se combina que cuando se manda el balón a las nubes esperando que suene la flauta. Cierto es que no todas las combinaciones acabaron en ocasiones de peligro, pero no menos cierto es que se crearon muchas más ocasiones que ante el Nàstic, y que además se resolvieron mejor, en líneas generales. La próxima jornada se visita al Córdoba, inmerso en esa lucha por no caer en zona de descenso de la que el Real Zaragoza se debe alejar cuanto antes. Sería vital volver a mantener la portería a cero, asignatura pendiente de este equipo a lo largo de la temporada. Y si se pone la guinda con una victoria, miel sobre hojuelas.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Saja; Fran, Marcelo Silva, Cabrera, José Enrique; Zapater, Javi Ros (Jesús Valentín, 83); Lanzarote (Dongou, 74), Cani, Xumetra (Edu García, 67); y Ángel.

CD Numancia: Aitor Fernández; Medina, Dani Calvo, Carlos Gutiérrez, Orfila; Pedraza (Nieto, 62), Ruiz de Galarreta; Marc Mateu, Julio Álvarez, Pablo Valcarce (Capilla, 62); y Manu del Moral (Kike Sola, 75).

Árbitro: Pizarro Gómez (Comité Madrileño). Amonestó a Marcelo Silva (37) y Carlos Gutiérrez (76).

Goles: 1-0, min. 29: Javi Ros. 2-0, min. 36: Ángel, de penalti. 3-0, min. 63: Marcelo Silva.

Incidencias: Noche agradable en Zaragoza, con 13 grados, lluvia fina intermitente y sin apenas viento. El césped presentó un buen estado y fue regado con una hora de antelación pese al tiempo húmedo. En las gradas, al contrario de lo que siempre fue habitual en este partido de vecindad, no se dio el ambiente festivo de tiempo atrás, tanto por el tardío horario del choque como por el enfriamiento de las relaciones entre ambos clubes, consumado ya en el duelo de la primera vuelta en Soria. En las gradas hubo alrededor de 15.000 espectadores, de ellos unos 300 seguidores numantinos. Ángel Martín González, exdirector deportivo del Real Zaragoza, ahora en el Oviedo, estuvo en el palco, junto al ex coordinador de la Ciudad Deportiva, Ernesto Bello, que también asistió al partido en la zona de autoridades.

Ángel prueba fortuna en la primera mitad con un disparo a puerta

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies