Ir a…
RZFans en Google+RSS Feed

Volver a lo básico (Real Zaragoza 1 – Tenerife 0)


Cinco jornadas después, el Real Zaragoza se reencontró con la victoria, dando además las primeras muestras de recuperación de la identidad que Natxo le quiere imprimir. Sin embargo, la falta de acierto en ataque sigue siendo preocupante.

Existe una expresión en el idioma de Shakespeare, “back to basics”, que se utiliza cuando las cosas no están saliendo como se desean, principalmente porque el planteamiento a partir del cual se acometen se ha ido haciendo cada vez más complicado. Ante eso, suele haber dos tipos de soluciones. La primera es intentar medidas cada vez más desesperadas, más complejas, y menos trabajadas o preparadas de antemano, esperando que suene la flauta y se arregle el problema. Es decir, insistir en el error. La segunda es volver a lo básico, a lo que funcionaba al principio, antes de que todo se echara a perder.

A estas alturas de campeonato, recién atravesado el ecuador, no es momento de andarse con medias tintas. El Real Zaragoza atraviesa una complicada relación con el gol, como resultado de un atropellado juego de ataque que no suele asistir con claridad a su delantero centro. En defensa se mezclan luces y sombras, con algunos despistes instantáneos capaces de echar por tierra todo el trabajo realizado a lo largo de 90 minutos. Todo ello mezclado con una ansiedad creciente por parte de la plantilla al constatar que los resultados no han sido los esperados, lo que ha dejado al equipo instalado en la zona media baja de la tabla.

Buscando el punto de inflexión

Tras el parón navideño, el Real Zaragoza afrontaba dos partidos seguidos en la Romareda, ante dos conjuntos que no se están caracterizando por su solidez jugando como visitantes. Desde el cuerpo técnico se ha tratado de afrontar esta oportunidad como un refuerzo positivo para la plantilla, porque haber conseguido seis puntos (y la mitad de todas las victorias como locales en 2017) hubiera sido el mejor bálsamo para la mencionada ansiedad de los futbolistas. Es cierto que no se consiguió vencer al Barcelona B, pero la actitud de los jugadores sobre el encharcado césped fue mucho mejor que la vista en las jornadas previas.

Y anoche ante el Tenerife pudo verse de nuevo esa actitud. El equipo vuelve a creer que su esfuerzo obtendrá premio, y ayer peleó contra un conjunto que, con todas sus bajas, cuando vio que se le escapaba el partido, lo luchó con todas sus ganas. Pero Natxo volvió a lo básico, y ¡qué bien le sentó al Real Zaragoza! Si bien por detrás de Borja actuaba una línea de tres mediapuntas, Pombo disfrutó de mucha libertad para descolgarse de la banda y apoyar al punta gallego, pareciendo a veces un segundo delantero. Borja se entiende de maravilla con Pombo, y esa sociedad ayer volvió a dar sus frutos.

Raúl Guti se escapa de Luis Pérez

Básico viene de base

Si este 2018 ha puesto algo en evidencia, es la importancia de la cantera en el Real Zaragoza de Natxo. Los goles de Raúl Guti y Pombo son solo la punta del iceberg. Lasure ha jugado dos grandes partidos en el lateral izquierdo, tanto en ataque como en defensa, resolviendo el problema de Natxo en esa zona del campo. Por no hablar de Delmás, ayer suplente. Guti es una revelación que sigue creciendo con cada partido que juega. Y Pombo ayudó a traer la mejor versión de Borja, la que se bate con la defensa y combina con alguien que le da una oportunidad para mantener la jugada.

Ya en el minuto 3 el gallego buscó al aragonés con un pase que había superado a Dani Hernández, y que fue despejado a córner in extremis. Y en el 6, recibió de espaldas un balón que sirvió a Pombo para que, desde la frontal, batiera la portería tinerfeña con un disparo ajustado al poste. Y antes de la media hora de juego, todavía tuvo Borja dos buenas jugadas en el área visitante. Hasta la media hora de encuentro no tuvo el equipo de Martí su primera ocasión clara, con un remate del recién incorporado Malbasic que obligó a Cristian a hacer un paradón. En esos minutos finales de la primera parte es donde el Zaragoza más le perdió la cara al partido.

Faltó la sentencia

En la segunda mitad el Zaragoza volvió a adueñarse del partido, mientras el Tenerife trataba de hacer daño al contragolpe. Sin embargo, le lastró su falta de acierto ante una defensa que supo tirar muy bien el fuera de juego. El equipo blanquillo fue a por el partido adelantando líneas y asumiendo riesgos. Lasure se sumaba al ataque y permitía a Pombo combinar por el centro. Eguaras volvió a destacar, como el gran trabajo de Ros y la electricidad de Guti y Febas, muy activos. Grippo y Verdasca estuvieron muy seguros, y Benito se vació en una noche de mucho trabajo. Cristian resolvió el suyo con mucha seguridad.

Fruto del dominio local, fueron llegando las ocasiones, y la defensa canaria aumentó su presión sobre Borja. Alberto y él se fajaron en un formidable cuerpo a cuerpo toda la segunda mitad, con varias consecuencias. El árbitro no vio un penalti sobre el delantero a la salida de un córner. Borja vio su quinta tarjeta amarilla en una falta sobre el central. Y en el 54 Alberto le hizo penalti cuando ambos disputaban un balón largo, penalti que el propio Borja estrelló contra el poste tras engañar a Dani Hernández. No se amilanó el Zaragoza tras el error, generando ocasiones claras por parte de Guti, Ros y Pombo.

En los minutos finales, el equipo de Natxo fue consciente de la importancia de los puntos, y decidió resguardarse atrás. Esto propició que el Tenerife atacara con más efectivos, llegando a poner a Alberto como referencia para bajar balones aéreos. Natxo hizo sus tres cambios en este arreón final, lo que ayudó a romper el ritmo de los de Martí, y pese a la lógica intranquilidad del aficionado, acostumbrado a ver los puntos volar del municipal, el Zaragoza aguantó y certificó su trabajada victoria.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Benito, Grippo, Verdasca, Lasure; Eguaras, Javi Ros (Delmás, 93), Raúl Guti; Febas (Vinícius, 80), Pombo (Zapater, 87); y Borja Iglesias.

CD Tenerife: Dani Hernández; Luis Pérez, Aveldaño (Jorge Sáenz, 21), Alberto, Camille; Aitor Sanz, Vitolo; Suso Santana (Brian Martín, 76), Juan Carlos, Acosta; y Villar (Malbasic, 30).

Árbitro: Cuadra Fernández (Comité Balear). Amonestó a Camille (12), Borja Iglesias (82) y Raúl Guti (85).

Goles: 1-0, min. 6: Pombo.

Incidencias: Noche muy fría en Zaragoza, con 5 grados y alta humedad. Llovió incesantemente desde una hora antes del partido, por lo que el campo estuvo mojado. En las gradas, floja entrada, alrededor de 12.000 espectadores. Borja Iglesias falló un penalti en el minuto 55.

Borja mandó su penalti al poste

Etiquetas:

Más historias deReal Zaragoza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies