Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

Signos vitales (Real Zaragoza 2 – Oviedo 1)


Hay vida en el Real Zaragoza. Raúl Agné propuso una alineación con varias sorpresas que supo ganar a un Oviedo demasiado nervioso, recuperando la garra que se le pide. Xiscu realizó un partido muy completo, que pudo torcerse al final por culpa de errores individuales.

El Real Zaragoza se enfrentó anoche a un partido de urgencias, en el que debía sobreponerse a los últimos resultados negativos si no quería desembarcar en una nueva crisis, todavía inmersos en la primera vuelta de la competición. Agné recuperó para el once inicial a Javi Ros y Marcelo Silva, pero además devolvió la portería a Xabi Irureta, situó a Bagnack en el lateral derecho en sustitución del lesionado Fran, y dio la titularidad a Xiscu en la banda izquierda del ataque maño, ubicando además a Cani en la media punta. Mientras el canterano cuajó un brillante partido, con desmarques eléctricos y colgando balones de oro al corazón del área, Bagnack por su parte jugó presa de un evidente nerviosismo. En la primera ocasión en la que pudo sumarse al ataque prefirió detenerse y jugar hacia el centro del campo, con toda la banda libre para correr. El runrún en la grada fue aumentando a medida que Bagnack iba acumulando imprecisiones, hasta el punto de ser pitado desde parte de la afición. Finalmente, Bagnack se sobrepuso y acabó jugando con orden y concierto, siendo reconocido su esfuerzo por compañeros y espectadores.

El partido se torció pronto para el Oviedo, equipo que querrá pasar página cuanto antes para dejar atrás un encuentro en el que casi todo salió mal. A los tres minutos de juego, Michu golpeó mal un balón intentando disparar a puerta, y tuvo que pedir el cambio al lesionarse en el lance, entrando Jonathan Pereira en su lugar. El Zaragoza se hizo con el mando del balón ante un Oviedo que no se esforzaba en presionar demasiado arriba, pero que confiaba en su mordiente arriba con Susaeta y Toché. Pero todos los esquemas sirven de poco ante errores no forzados. Un balón despejado en largo por Irureta iba de cara hacia David Fernández, quien tenía espacio suficiente para controlar y pasar el esférico. Sin embargo, su toque mal medido despidió el balón lejos de su control, y directamente hacia un Ángel que venía en carrera. Con un autopase superó al central carballón, y batió a Juan Carlos con un excelente remate cruzado, poco después del cuarto de hora de juego. El Oviedo no bajó los brazos ante el gol, y en la siguiente jugada Toché no acertó a rematar ante una indecisión de la zaga blanquilla.

El Oviedo se desquició. Ante un aguerrido Zaragoza, los ovetenses entraron en un juego duro, con la clase de contacto que bordeaba constantemente la amonestación. El caso era muy evidente entre Christian Fernández y Lanzarote, y finalmente el jugador visitante vio la tarjeta amarilla tras una dura entrada a Cani. El Zaragoza controlaba el centro del campo, pero atacaba con rapidez, sobre todo por banda izquierda. José Enrique combinó con Xiscu una jugada en la que el joven atacante galopó hasta el lateral del área y colgó un balón que Ángel remató sobre el cuerpo de Juan Carlos, que salía a tapar espacios a la desesperada. Poco antes del descanso, el Oviedo empezó a sentenciar el partido en su contra. Lanzarote corría la banda persiguiendo un balón largo cuando Verdés le hizo una entrada bárbara desde atrás, que el colegiado navarro Prieto Iglesias solo pudo sancionar con tarjeta roja directa. Fernando Hierro se vio obligado a retirar al bullicioso Linares para rehacer su defensa con el central Óscar Gil. En el descuento Cani desperdició una gran ocasión cuando, solo delante de Juan Carlos, prefirió jugar el balón hacia atrás esperando que llegara un compañero, pero cediéndola a un rival.

Xiscu avanza flanqueado por José Enrique. Gran partido del canterano

En el arranque de la segunda mitad también se desperdició otra clara oportunidad, cuando Ángel se perdió en regates y vueltas sobre sí mismo en lugar de combinar con algún compañero. No fue la única vez que el canario pecó de individualismo, pero dado que ha vuelto a recuperar su olfato de gol, nadie se lo puede echar en cara. Xiscu tuvo su ocasión con un disparo raso que se escapó cerca del poste. Y a la tercera ocasión de este periodo llegó lo nunca visto esta temporada. Óscar Gil cometió un claro penalti sobre Ángel cuando el delantero estaba a punto de rematar a bocajarro, y esta vez, el árbitro lo pitó. El propio Ángel convirtió la pena máxima en gol, firmando un doblete con casi toda la segunda mitad por jugar. El Oviedo tardó varios minutos en reponerse, pero no bajó los brazos. Susaeta remató un balón que se escapó por poco, y ambos equipos se enzarzaron en un intercambio de ocasiones que conformaron un vistoso partido.

Por los locales, Ángel y Lanzarote se encontraron con sendas ocasiones desbaratadas por Juan Carlos. En el Oviedo, Toché aprovechaba su altura para rematar de cabeza buscando acortar distancias, pero le fallaba la puntería y no cogía puerta. Agné introdujo a Dongou por Xiscu, combinando el camerunés el juego por banda izquierda con el de ataque puro. Erik Morán dio descanso a Javi Ros, y el partido parecía estar bien encarrilado. Solo un jugador destacaba por sus errores, y ese era Cani. Siempre intentando hacer la jugada más vistosa en lugar de sencilla, Cani entregaba casi más balones a sus rivales que a sus compañeros. Y como el Oviedo se lanzaba más al ataque con el paso del tiempo, Cani debía ir a buscar el balón a posiciones cada vez más retrasadas, por lo que perdía el balón cada vez más cerca de su área. En una jugada a cinco minutos del final entregó el esférico a Toché, que fue detenido en falta por Marcelo Silva. Varela, la última sustitución de Fernando Hierro, se marcó un libre directo espectacular que Irureta no llegó a despejar, estableciendo el definitivo 2-1 en el marcador.

Agné no quiso arriesgar más y cambió a Lanzarote por Jorge Casado para sumar efectivos en la defensa, ante la posibilidad de nuevas faltas colgadas al área. El Oviedo no supo crear ninguna nueva ocasión y el Zaragoza durmió el partido. Todavía hubo tiempo para un atolondramiento en la defensa visitante que culminó con un remate de José Manuel Fernández a su propia portería, que Juan Carlos despejó a córner in extremis ante la atenta mirada de Dongou. El Zaragoza mató el encuentro en la esquina, al más puro estilo “Lobo” Carrasco, con José Enrique recibiendo los golpes de los rivales que le encimaban allí. Al pitar el final del partido el colegiado, algunos jugadores tuvieron que ser calmados por sus compañeros, pues todavía llevaban muy altas las pulsaciones tras los postreros rifirrafes. Los tres puntos dan vida a un Real Zaragoza que se ha reencontrado con el fútbol, y que insufla esperanza en el aficionado de que tal vez no todo esté perdido este año.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Irureta; Bagnack, Marcelo Silva, Cabrera, José Enrique; Zapater, Javi Ros (Morán, 83), Cani; Lanzarote (Casado, 88), Xiscu (Dongou, 73); y Ángel.

Real Oviedo: Juan Carlos; José Fernández, David Fernández, Héctor Verdés, Christian Fernández; Erice, Torró; Susaeta (Varela, 75), Michu (Jonathan Pereira, 4), Linares (Gil, 44); y Toché.

Árbitro: Prieto Iglesias (Comité Navarro). Expulsó a Héctor Verdés (43) por juego violento sobre Lanzarote. Amonestó a Christian Fernández (27), Gil (49) y Torró (87).

Goles: 1-0, min. 17: Ángel. 2-0, min. 50: Ángel, de penalti cometido por Gil sobre él mismo. 2-1, min. 85: Varela.

Incidencias: Noche gélida en La Romareda, con 4 grados y niebla alta al inicio del choque (20.00). Césped en buen estado. En las gradas de La Romareda, la entrada más floja de la temporada, apenas 12.000 espectadores. En el palco, junto a Martín González (actual director deportivo ovetense) estuvo Pedro Herrera, también ex ejecutivo del área deportiva del Real Zaragoza en tiempos pretéritos. Se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del atentado terrorista en Estambul, a puertas del estadio del Besiktas.

Irureta es superado por la falta directa de Varela, en el único gol ovetense

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies