Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

Regreso al pasado (Girona 0 – R. Zaragoza 0)


Intenso partido el jugado anoche en Montilivi, frente a un Girona hipermotivado, con ganas de limpiar la afrenta que supuso el 1-4 del partido de vuelta de la semifinal del playoff por el ascenso de la temporada pasada. Ambos equipos afrontaban el encuentro con bajas en sus filas, pero la intensidad demostrada por el equipo local borró cualquier incertidumbre que este hecho pudiera generar. Con su acostumbrado 5-3-2, los de Pablo Machín se lanzaron al ataque desde el pitido inicial, y a los 30 segundos de juego ya habían creado su primera ocasión de gol. Ranko Popovic, una vez más, se sumió en la autocomplacencia.

Anclado en su 4-1-4-1 que tan buena racha de resultados está consiguiendo, sin embargo no parece preocuparle que su equipo, en ocasiones, no juegue a nada. Anoche fue uno de esos días. Un recurso tan sencillo como poner a un jugador a marcar por todo el campo a Erik Morán anuló al cerebro blanquillo, y por extensión, todo el juego ofensivo maño, que volvió a basarse en los balones en largo jugados desde atrás, como al principio de la temporada. Además, el Girona jugaba varias revoluciones por encima del Zaragoza. Con una asfixiante presión que empezaba sobre los centrales, cada vez que se producía un claro uno contra uno, el jugador local recibía la ayuda de no uno, sino de dos de sus compañeros, teniendo una clara superioridad y provocando pérdidas de balón constantes.

Por delante de la defensa, todo eran malas noticias. Con Morán anulado, Dorca y Diamanka corrían por el campo como pollos sin cabeza, cometiendo faltas sin ton ni son. Jorge Díaz e Hinestroza naufragaban una y otra vez en las bandas y apenas ofrecieron profundidad. Ortuño se encontraba solo frente a tres centrales que le superaban en velocidad e intensidad. El Girona propuso un ritmo de partido muy forzado, que se veía constantemente interrumpido por faltas de ambos equipos. El balón era maltratado sin piedad por ambos conjuntos. Y sin embargo, en esa guerra de guerrillas, el que sacaba mayor provecho era el equipo de Machín.

 

rzfans

 

Mientras que Becerra pasó el partido plácidamente y sin tener que detener ningún remate peligroso que se dirigiera entre los tres palos, Bono tuvo varias paradas de mérito. Que el meta marroquí y los dos centrales blanquillos fueran los mejores de su equipo es un claro síntoma de lo ocurrido en Montilivi. Y es que la libreta de Pablo Machín le ganó claramente la partida anoche al carnet de entrenador de Ranko Popovic. Solo la falta de puntería local y el acierto de Bono impidieron la victoria del Girona. Porque ayer se evidenció que Popovic no sabe preparar los partidos.

En ningún momento pudo el Zaragoza inquietar esa defensa de cinco. No supo liberarse de la presión de los gerundenses, y las soluciones de Popovic eran cambiar hombre por hombre, pero sin mover el dibujo. Ángel suplió a un desaparecido Jorge Díaz, pero sus intentos de revolucionar el partido quedaron ahogados por el buen hacer de los locales. Wilk sustituyó a Diamanka y tuvo tiempo de protagonizar la jugada polémica impidiendo un remate de Mata al borde del área. El colegiado, de sobresaliente ayer, no concedió un penalti que no era, pero Wilk se retiró lesionado por la patada que recibió de Mata.

Cuando Sergio Gil pudo haber sido la solución para desatascar el partido, Popovic recurrió al fácil recurso de contar con sus protegidos, y puso a Abraham de medio centro, desaprovechando una oportunidad para cambiar el curso del partido. Da la impresión de que, de haber contado con Aria, le hubiera puesto en el campo, pese a que ayer el japonés hubiera sido devorado por un equipo tan físico como el Girona. Como resultado de su chapucera decisión el Zaragoza salvó un punto, pero queda la impresión de que de haber hecho más, hubiera podido ir a por los tres. Los rivales ya saben cómo frenar al Zaragoza, y en la chistera de Popovic no queda nada más. Jugando así se perderán más partidos de los que se ganarán, pero la directiva sigue sin buscar un recambio que saque más partido al desaprovechado potencial de esta plantilla.

 

rzfans

 

Ficha técnica:

Girona: Becerra; Llonch, Kiko Olivas, Richy, Alcalá, Clerc (Granell, 73); Pere Pons, Alcaraz (Eloi Amagat, 82), Borja García; Felipe Sanchón (Joel Arimany, 87) y Mata.

Real Zaragoza: Bono; Isaac, Vallejo, Cabrera, Rico; Morán, Dorca, Diamanka (Wilk, 66) (Abraham, 78); Hinestroza, Jorge Díaz (Ángel, 58); y Ortuño.

Árbitro: Trujillo Suárez (Comité Tinerfeño). Mostró tarjetas amarillas a Cabrera (28), Ranko Popovic (31), Isaac (42), Dorca (67), Alcaraz (73), Pere Pons (90) y Granell (91).

Incidencias: Noche fresca en Montilivi, con 14 grados. Césped correcto. En las gradas, apenas 4.200 espectadores en plenas fiestas de San Narciso. El Girona, extrañamente, vistió su segundo uniforme por motivos publicitarios: idéntico al Inter de Milan, negro y azul a rayas en la camiseta.

 

CLASIFICACIÓN

 

1 19 9 6 1 2 12 6 6
2 19 10 6 1 3 13 12 1
3 16 10 5 1 4 17 10 7
4 16 10 4 4 2 11 7 4
5 16 10 5 1 4 15 12 3
6 15 9 4 3 2 16 13 3
7 15 9 4 3 2 10 9 1
8 15 10 4 3 3 12 15 -3
9 14 9 3 5 1 15 11 4
10 13 9 3 4 2 13 12 1
11 13 9 3 4 2 7 9 -2
12 12 10 2 6 2 12 11 1
13 12 10 2 6 2 9 10 -1
14 11 9 3 2 4 9 7 2
15 11 10 2 5 3 10 11 -1
16 10 10 3 1 6 13 17 -4
17 9 9 2 3 4 12 14 -2
18 9 9 2 3 4 12 15 -3
19 9 9 2 3 4 9 13 -4
20 9 9 2 3 4 6 10 -4
21 8 10 2 2 6 6 9 -3
22 8 9 2 2 5 12 18 -6
Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies