Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

Oportunidad perdida (R.Zaragoza 0 – Nastic T. 1)


Es difícil escribir la crónica de un partido como el de ayer. He tenido que dejar que amanezca un nuevo día para tratar de ver las cosas con un poco más de perspectiva, porque el ánimo con el que la gran parte de la afición abandonamos ayer la Romareda no invitaba a sentarse ante el teclado sin digerir lo que había sucedido en el municipal zaragozano. Al que por cierto ya va siendo hora de que se le permita algún tipo de arreglo o renovación, aunque solo sea por tener el detalle de pensar en la comodidad de la afición. Un día más en el que la lluvia hizo acto de presencia se mojaron todos los que tienen su localidad debajo de la tribuna, y si a eso añadimos el habitual estado de (nula) limpieza de los asientos, la verdad es que las condiciones de la vieja Romareda dejan mucho que desear. Con lo ágil que está el club a la hora de cobrar los abonos domiciliados, qué pocas atenciones recibe el aficionado en contraprestación.

No me voy a alargar mucho en resumir el partido. El Zaragoza, consciente de lo que suponía la derrota del Leganés el día anterior, salió con muchas ganas ante un Nàstic que solo inquietaba con Emaná y Naranjo. La falta de acierto volvió a condenar al equipo maño, que dispuso de su mejor oportunidad cuando Diego Rico condujo un balón desde la banda hacia dentro, y soltó un derechazo buscando la escuadra que Reina tuvo que esforzarse para despejar. Lanza, Hinestroza y Ángel en dos ocasiones también tuvieron sus oportunidades, pero ninguno de los cuatro intentos se dirigieron entre los tres palos. Poco antes del descanso el Nàstic reclamó un penalti por un supuesto derribo de Isaac sobre Naranjo, que el joven colegiado De La Fuente Ramos no pitó.

 

rzfans

 

Y acertó. Emaná dio un pase de tremenda calidad que superó a toda la defensa y dejaba a Naranjo solo ante Manu Herrera, pero Isaac le alcanzó en carrera. Naranjo soltó su mano izquierda hacia atrás e impactó en el rostro de Isaac, quien se llevó las manos a la cara al tiempo que se caía. Al levantar las manos, atrapó con su brazo izquierdo el brazo izquierdo de Naranjo, y al caer delante del joven punta le arrastró hacia el suelo. Todo el Nàstic (el equipo que no habla de los árbitros) reclamó penalti en bloque, mientras en el banquillo de Vicente Moreno todos se llevaban las manos a la cabeza, él el primero. Por cierto, dio la impresión que el equipo local acusaba la baja de su entrenador, ya que Sergio Dorado no es tan enérgico ni comunicador en la banda como Lluís Carreras, y en diversos momentos de la segunda mitad el conjunto blanquillo parecía falto de dirección.

Porque esa segunda mitad fue dura, muy dura. Aparte del aguacero, el Nàstic no tardó nada en empezar a perder tiempo. En su primera sustitución ya robaron dos minutos al cronómetro, y todo esto no hacía más que crispar a la Romareda. Y esa crispación se trasladó al Real Zaragoza. El paso de los minutos sin que cayera un gol incrementaba los nervios tanto en el césped como en la grada, y así transcurría el partido hasta que el colegiado decidió romperlo a favor de los tarraconenses. Lobato robó un balón cometiendo falta sobre Isaac, y cuando trató de recortar a Guitián dentro del área, el balón rebotó en la pierna del central y se estrelló en su pecho. El colegiado pitó penalti por una inexistente mano, y Naranjo convirtió el 0-1 para delirio de la hinchada visitante.

 

rzfans

 

El Zaragoza quiso salir espoleado para buscar la remontada, pero Moreno pidió cambio tras el penalti y Lobato robó otros dos minutos al reloj. Apenas cinco minutos después, a la salida de un córner botado por Lanza, Tejera metió la mano derecha ingenua pero voluntariamente y el colegiado decretó un nuevo penalti. Ahí el equipo que no habla de los árbitros se dedicó a protestar e impedir el lanzamiento de la pena máxima, con especial atención al comportamiento de Reina, que se encaró con Lanza y le lanzó algún manotazo tratando de desconcentrarlo. Su estrategia surtió efecto y el hábil extremo golpeó el balón por encima del larguero. Ayer comenté al abandonar la Romareda que tal vez debería haberse retirado en el último momento y que otro lo tirara en su lugar. Pero los penaltis los fallan quienes los tiran, así que muchas gracias a Lanza por su coraje (por no hablar directamente de sus atributos).

De ahí al final, con unos cinco minutos de descuento que se antojaron muy pocos, Cabrera subió al área contraria a lo Alexanco, aunque sin éxito. La afición abandonó la Romareda despidiéndose del ascenso directo, y muchos de ellos sin fe ni siquiera en los playoffs. No se puede pedir mucho más a este equipo, montado a toda prisa desde el director deportivo hacia abajo en el mercado invernal. Las opciones de ascenso se perdieron al regalarle la pretemporada y media temporada a un tipo serbio que decía ser entrenador, y que aunque poseía un carnet que así lo acreditaba no fue capaz de demostrarlo. Ese error va a costar muy caro y esperemos que no se repita en el futuro, independientemente de en qué categoría se esté. Por cierto, que nadie piense que la Primera División ya está perdida. Pero por una vez deberíamos dejar de hablar de rachas de victorias seguidas que es obligado conseguir (seis tras empatar en Ponferrada, cuatro tras empatar en Soria), y dedicarnos en exclusiva a pensar en el Huesca. Ya saben, el famoso partido a partido.

 

rzfans

 

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Manu Herrera; Isaac, Guitián, Cabrera, Rico; Morán, Dorca, Javi Ros (Diamanka, 63); Lanzarote, Hinestroza (Pedro, 79); y Ángel (Dongou, 72).

Gimnàstic de Tarragona: Manolo Reina; Gerard Valentín (Iago Bouzón, 55), Xavi Molina, Suzuki, Mossa; Tejera, Madinda; Lobato (Ferrán, 84), Aburjania, Naranjo; y Achille Emana (Jean Luc Assoubre, 65).

Árbitro: De la Fuente Ramos (Comité Castellano-Leonés). Amonestó a Javi Ros (29), Suzuki (43), Mossa (53), Lobato (54), Guitián (82), Rico (86), Tejera (88), Reina (90) y Lanzarote (90).

Goles: 0-1, min. 83: Naranjo, de penalti inexistente.

Incidencias: Mañana con tiempo intestable, sol y nubes tormentosas que dejaron algún chaparrón durante la mañana. Llovió a partir del descanso con una temperatura agradable, 18 grados. El césped presentaba un excelente aspecto. En las gradas, la mejor entrada de la temporada, con más de 2.000 seguidores del Nástic venidos desde Tarragona y un aumento de aficionados zaragocistas a través de la campaña del club de ofrecer entradas a precios especiales para este duelo y el del próximo domingo ante el Oviedo. La afluencia rondó los 28.000 espectadores. El entrenador del Real Zaragoza, Lluís Carreras, vio el partido desde una cabina de prensa al estar sancionado por tres partidos tras su expulsión el pasado fin de semana en Soria. En el palco estuvo el entrenador del Huesca, Juan Antonio Anquela, junto al director deportivo oscense, Lalo Arantegui, y el presidente azulgrana, Fernando Losfablos. Los altoaragoneses son los próximos rivales del Zaragoza, el próximo jueves en El Alcoraz.

 

CLASIFICACIÓN

 

1 68 39 19 11 9 43 32 11
2 65 39 17 14 8 55 34 21
3 64 39 16 16 7 52 40 12
4 61 39 16 13 10 40 36 4
5 60 39 16 12 11 46 37 9
6 59 39 15 14 10 43 28 15
7 59 39 16 11 12 52 44 8
8 58 39 16 10 13 42 40 2
9 58 39 17 7 15 54 51 3
10 56 39 13 17 9 36 38 -2
11 54 39 13 15 11 44 45 -1
12 54 39 13 15 11 43 41 2
13 52 39 13 13 13 54 50 4
14 51 39 11 18 10 54 49 5
15 49 39 12 13 14 44 47 -3
16 48 39 12 12 15 43 46 -3
17 43 39 10 13 16 34 42 -8
18 43 39 9 16 14 41 49 -8
19 43 39 11 10 18 36 51 -15
20 40 39 11 7 21 38 50 -12
21 36 39 9 9 21 36 56 -20
22 29 39 7 8 24 30 54 -24
Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies