Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

Nos unimos al luto por Javier Paricio


Nos unimos al dolor por el fallcimiento del antiguo directivo Javier Paricio Argüelles vinculado durante muchos años a las áreas de Dirección de la Entidad blanquilla. Consejero, Director General y directivo en diversas épocas, cumplió con múltiples tareas de responsabilidad en el ámbito zaragocista.

Participó en cientos de operaciones de fichajes y tenía para contar mil anécdotas de sus más de tres lustros en el fútbol del Real Zaragoza. Javier Paricio Agüeras dejó ayer huérfanos dos enormes pedazos de historia del club aragonés, las dos etapas más gloriosas de la entidad. Entró en 1962 en Junta Directiva de Waldo Marco, cuando estaba naciendo el equipo de los Magníficos, y fue director general con Alfonso Soláns Serrano cuando el empresario se hizo con el club al llegar las sociedades anónimas al fútbol en el año 92. Superados los 80 años, hace un tiempo que sufría una grave enfermedad. Ayer, en torno a las diez de la noche, falleció en Zaragoza el director general más famoso de la historia del club.

Javier Paricio también estuvo en la directiva de Miguel Beltrán, que dirigió el club aragonés entre septiembre de 1986 y noviembre de 1988, cuando presentó su dimisión. Luego llegaría José Ángel Zalba, que tomó las riendas hasta que en 1992 la legislación obligó a los clubs a convertirse en sociedades anónimas deportivas.

Para Alfonso Soláns fue un hombre determinante, la pieza sobre la que se sostenía en gran parte el proyecto deportivo. Lo fue por su conocimiento del fútbol, su experiencia y la capacidad para acertar en muchas de las decisiones importantes que se tenían que tomar en el club. También tenía muy buenas relaciones en los diferentes ámbitos del deporte, tanto en la federación como con numerosos agentes y el resto de clubs. También con los árbitros, a los que supo tratar con la exquisitez requerida.

Repetía muchas veces un chascarrillo de López Nieto, famoso árbitro internacional, en una de esas pocas temporadas en las que al Zaragoza se le podía complicar la permanencia. «Si no pasáis de vuestro campo, Javier. Así no se os puede ni ayudar». Una anécdota que sirve para representar su trabajo en la sombra y la importancia de su figura, presente en todas las parcelas. Con Waldo Marco entró como vocal en la junta en 1962, pero luego pasó a formar parte de la Comisión Deportiva. Contactaba con los jugadores, los convencía, los guiaba. Estuvo en las Copas de los 60, en la Copa de Ferias, por supuesto en la Recopa del 95 y en el título de La Cartuja del 2001. Hasta el 2002, año en el que decidió apartarse del fútbol y disfrutar de estancias más largas en Zarauz, la otra pasión de su vida.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies