Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

No hay quinto malo (Real Zaragoza 3 – Granada 0)


Después de cuatro años consecutivos siendo eliminados a las primeras de cambio, el Real Zaragoza tiró anoche la puerta abajo para acceder a la siguiente ronda de la Copa del Rey, pasando por encima del Granada. Con urgencias en la competición liguera, José Luis Oltra puso en liza a su equipo suplente, que poco pudo hacer ante un hambriento Zaragoza.

El día de su presentación como nuevo técnico del Real Zaragoza, a mediados de junio, Natxo González declaró: “mi sueño es ver una Romareda llena y satisfecha de sus jugadores, así que vamos a trabajar todos para que así sea”. Bueno, cierto es que la Romareda todavía no se ha llenado, pero desde luego en ambos enfrentamientos ante el Granada, la afición se sintió satisfecha de su equipo. Tras la derrota ante el Tenerife en la primera jornada liguera, cuando algunas alarmas quisieron empezar a sonar, Natxo se mostró tranquilo y se aferró a su declaración de intenciones inicial: hay que seguir trabajando. Y ya en la primera semana de septiembre se están viendo los resultados de ese trabajo. Natxo ha construido un equipo comprometido, peleón, que disputa los 90 minutos con una intensidad máxima, muy diferente a lo que la Romareda se ha acostumbrado a ver en los últimos años. Es perder el esférico cerca del área rival y ponerse todos los jugadores de ataque a presionar encimando a los contrarios.

Natxo no quiso “tirar la Copa” y sacó a un equipo casi calcado al que ganó en Córdoba el pasado domingo, con solo dos cambios. Cristian Álvarez debutó en la portería blanquilla, dando una buena impresión, y en el centro del campo Javi Ros se tomó un descanso dejando su puesto a Eguaras. Natxo mantuvo a Buff por detrás de Borja, flanqueado por Febas y Toquero. Y si a esos cuatro nombres se unen las continuas incorporaciones al ataque de Ángel y Benito, el equipo que se enfrenta al Real Zaragoza se encuentra con un aluvión de atacantes. Ayer le sucedió al Granada, que se encontró encerrado en su área durante casi toda la primera mitad, ante un Zaragoza que le pasó por encima. En el equipo de Oltra solo parecían tener las ideas claras Kunde, su mejor hombre ayer, y Espinosa, siempre peligroso cerca del área rival. Los demás bastante tenían con aguantar las constantes acometidas de los blanquillos. Charlie Dean y Hongla debieron soñar anoche con Borja, lo mismo que Quini con Benito y Toquero.

Ambos equipo dispusieron de oportunidades en la primera mitad, siendo Kunde el primero que abrió el fuego con un disparo muy desviado. La respuesta maña llegó de botas de Buff, quien golpeó un balón asistido por Borja que se perdió cerca del poste de la portería nazarí. Rui Silva fue puesto a prueba por Febas y Borja, que pudo detener ambas ocasiones. Y de nuevo Kunde tuvo en sus pies la mejor oportunidad del equipo de Oltra en la primera mitad, en un disparo desde dentro del área que se le escapó por centímetros por encima del larguero. Pero era un espejismo. En la primera mitad el Zaragoza destapó el tarro de las esencias, y la Romareda volvió a ver un fútbol de combinación, de control a través de la posesión, sin prisas, con paciencia, buscando huecos y grietas en el muro defensivo rival, y volviendo a empezar cuando no se encontraban. Y la Romareda lo disfrutó. Natxo probó también una variante defensiva, cambiando la posición de los centrales, para probar a Verdasca por la izquierda, que hizo un muy buen partido. El portugués se perfila como el central titular junto a Mikel para cuando el donostiarra entre en el equipo.

Borja en su estado natural, cuerpeando con Espinosa ante la oposición de Kunde

La segunda mitad empezó con un cambio en el once, sentando Natxo a Buff para dar entrada a Pombo en su posición. Eso supuso el cambio de bandas entre Toquero y Febas, pero ambos siguieron jugando igual de bien. El joven ilerdense realizó un partidazo en cada posición en la que jugó, mareando al centro del campo granadino y ganándose a pulso que la afición corease su nombre tras una gran jugada defensiva. Borja seguía a lo suyo, y en el minuto 50 volvió a controlar un esférico de espaldas, se giró, y golpeó buscando el ángulo de la portería lejos del alcance de Rui Silva. Por desgracia, esta vez el balón se perdió fuera por centímetros. El Granada quiso intentar lanzarse a por el partido, pero el Real Zaragoza no le dejó. Una incursión de Toquero en el área fue detenida por Quini en falta, y Borja se encargó de transformar el penalti para subir el primer gol al marcador. Oltra reaccionó al instante con un doble cambio muy ofensivo, dando entrada a Joselu y Ramos al césped de la Romareda.

Pero fue un espejismo, porque el equipo andaluz no se hacía con el esférico. Cinco minutos después de los cambios en el Granada, el Zaragoza trenzó una jugada ofensiva que culminó con un pase de Ángel a Eguaras, quien vio cómo Benito se colaba como una exhalación en el área, y le pusó el balón en los pies. Aunque la defensa trató de taparle, Benito aprovechó para soltar un tremendo disparo cruzado ante el que nada pudo hacer Rui Silva, convirtiendo así el primer gol de la temporada oficial no marcado por Borja. El Granada apenas pudo reaccionar, y solo Espinosa y Kunde mantenían al equipo de pie. El primero probó fortuna con un disparo que salió desviado. Natxo dio descanso a Toquero, muy aplaudido por la grada en su salida del terreno de juego, para poner a Papu, quien tenía muchas ganas de demostrar que él también puede aportar al equipo. Por desgracia, Eguaras se llevó un fuerte golpe de un rival y tuvo que ser sustituido por Alain.

Febas retrasó su posición para jugar al lado de Zapater, siendo esta su posición natural sobre el césped. Papu se fue a la banda derecha para dejar la izquierda a Alain, y el Zaragoza se puso a trabajar en cerrar el partido. Esta vez, jugando en casa, escogieron hacerlo jugando al ataque. Pombo disparó desde la central para que Rui Silva detuviera su intento. Un motivado Papu recibió un balón de oro de Borja para colarse en el área y fue objeto de penalti por parte de Iriondo. Borja dejó esta vez la responsabilidad a otro, y Pombo estableció el 3-0 definitivo a cinco minutos del final. Aún tuvo ocasión de ampliar el marcador Zapater con un fuerte disparo que se le escapó por alto al filo del final del encuentro, con la Romareda en pleno cantando el himno. Natxo y sus jugadores han conseguido en pocas semanas una comunión con la afición que apunta a grandes cosas. Por lo menos, a que la grada espere expectante el próximo partido de su equipo, un ambiente que no se respiraba desde hacía mucho tiempo.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Cristian Álvarez, Alberto Benito, Verdasca, Grippo, Ángel, Eguaras (Alain Oyarzun, minuto 75), Zapater, Buff (Pombo, minuto 45), Febas, Toquero (Papunashvili, minuto 72) y Borja Iglesias.

Granada: Rui Silva, Quini, Charlie, Hongla, Iriondo, Alberto Martín, Puertas, Espinosa, Lica (Ramos minuto 61), Kunde y Rei Manaj (Joselu, minuto 61).

Goles: 1-0, minuto 59: Borja Iglesias, de penalti. 2-0, minuto 66: Alberto Benito. 3-0, minuto 85: Pombo, de penalti.

Árbitro: Eiriz Mata. Amonestó a Eguaras, por el Real Zaragoza, y a Manaj, Iriondo y Hongla, por el Granada.

Incidencias: partido de Copa del Rey, disputado a eliminatoria de encuentro único en el estadio de La Romareda. Unos 10.000 espectadores en las gradas. Césped en buen estado. 24 grados al inicio del partido.

Pombo y Papu se piden lanzar el segundo penalti

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies