Ir a…
RZFans en Google+RSS Feed

Nadie ha engañado a nadie


Rueda de prensa de Natxo González. Un empleado pagado por todos o, quizá, pagado por una empresa a la que pagamos todos, se dirige a él. Dice que en el partido anterior ya le preguntó y que el propio entrenador le había emplazado a terminar la primera vuelta. Y, claro, como ya ha terminado, le recuerda la pregunta: ¿cuántos puntos menos tiene el Real Zaragoza para estar dentro de los objetivos que se marcan? Natxo ríe, hay tensión, le dice a su interlocutor que tiene buena memoria. Enfrente, con ficticia cordialidad le responde que sí, que la tiene. Y Natxo lo dice: cuatro o cinco puntos. Silencio. Objetivo cumplido. Ya lo ha dicho y ya podemos proseguir con la estrategia.

Mientras se completa la rueda de prensa, mientras conduzco, ya imagino cómo va a continuar el programa. Y no me equivoco. La prensa de esta ciudad es demasiado predecible, muy facilona. Si el entrenador no responde, se le fríe a preguntas y, siempre sin su presencia, se elaboran editoriales o falsos debates de opinión acerca de su silencio, siempre enfocados al oscurantismo, o a la más que probable falta de ambición impropia de un club con la historia del Real Zaragoza. Otros entrenadores estarían siempre delante del micro, explicándose, vendiendo humo, entre risas y chascarrillos de amigotes. En este caso no procede.

A degüello

Pero no había lugar a alargar más la respuesta. Natxo será lo que sea, podremos cuestionar su aptitud, sus decisiones, sus planteamientos. No es ese el objeto de mi opinión, que puede dar para mucho, totalmente de acuerdo. El caso es que responde de cara, de frente, sin temor alguno porque no tiene ni que esconderse, ni vender nada ni demostrar su honradez. 4-5 puntos. Por fin. pasemos a la fase II. Y esta fase, como decía, estaba cantada. Como si yo mismo cobrase por crear la estrategia, han empezado con lo que tenía claro que iban a empezar: “con cuatro puntos más tendríamos 28, que son los que tuvo el Reus el año pasado”, “para el Reus puede ser un éxito pero para el Real Zaragoza no”, etc etc etc.  Esto es lo que tenemos: un equipo que ya sabemos a qué va a tener que jugar, salvo vuelco inesperado. Y una prensa que solo está por la labor que está, a la que le importa poco todo salvo lo que les ordenan pregonar y que, siempre, sale luego por peteneras cuando consiguen el objetivo marcado: destruir. la destrucción de años pasados no ha servido más que para vernos como nos vemos hoy. Pero da igual mientras se facture a fin de mes y podamos seguir pontificando al dictado de los amos.

Porque creo que nadie ha engañado a nadie, salvo a quienes se quieren dejar engañar. Por mucho que repitan y pregonen que nadie ha marcado un objetivo, es mentira. Sí: mentira, con todas sus letras. Hay un señor, que algo pinta, que es el mismo que ha construido (y mira que me molesta nombrar a nadie pero empieza a ser inevitable) lo que hoy en día es el líder de la categoría. El mismo. Y ese señor, en pretemporada, dejó muy claro que el objetivo era crear una base para intentar ascender en dos años. ¿Cierto o no? ¿Alguien puede negármelo? Y ese mismo señor volvió a repetir, no hace mucho más de un mes, exactamente lo mismo. Para más señas, el segundo entrenador también dejó claro, éste más optimista, que el objetivo era que, en los dos años que tenían frmados, tener el equipo en primera. Y ahora voy a hacer un dibujo para los que aún no lo hayan captado.

La prensa zaragocista

Natxo González en rueda de prensa

Si se habla de hacer una base para subir en dos años ¿se está diciendo que el objetivo este año es ascender? Si se habla de que con 28-29 puntos estaríamos dentro de objetivos ¿se está diciendo que el objetivo de este año es ascender? En el caso de lo que nos dijo Tapia ¿se podría decir que no se hace ascos a ascender si es posible pero que su proyecto y objetivo es hacerlo en los dos años de contrato? O sea, que el año que viene sí que sería el objetivo, vamos.. ¿Es un proyecto planificado, en principio, a dos años? Y después ya se habla de fracaso o de continuidad. Yo es que creo que no se puede ser más claro.

Y entonces ¿a qué viene tanta duda por parte de un sector de la prensa? ¿Por qué tanto interés en que alguien marque un objetivo cuando ya lo está? ¿Por qué tanta insistencia en que Natxo pronunciase ese “cuatro o cinco puntos”? En mi humilde opinión de aficionado de a pie pero con neuronas interconectadas y cerebro para pensar y retener cosas, lo tengo muy claro. Y me remonto al año pasado, cuando Agné fue el segundo entrenador en ser fulminado y apareció Lainez. Este fue claro y dijo que su objetivo era salvar al equipo. Y le aplaudieron, Y apareció muchas veces en los estudios. Y lo que con Agné y Milla era un fracaso estrepitoso y una meta indigna para el club, ahora era el sumum. Y, por los pelos, ese grandioso éxito se logró. Puede que ciertas relaciones de amistad influyeran en ese cambio de actitud del entorno. Puede. Y a lo mejor las órdenes recibidas de ciertos cargos también hicieran que la actitud cambiase. A lo mejor.

Otras formas

Ahora estamos con otras personas y otras formas de trabajar. Con otro tipo de relaciones. Con un interés en no volver a repetir la misma estrategia de todos los años. Y que, repito, han dejado muy claro qué quieren y cómo lo quieren, que han apostado fuerte y no van a tener ni un euro para corregir o reforzar nada porque nadie las va a poner para ellos. O al menos así parece en principio, pero eso da para más posts… Y es fácil descubrir la estrategia: el objetivo de lograr solo la permanencia no vale. Lo de proyecto a dos años no vale. Si se quiere echar a esas personas hay que buscar otros hitos y a más corto plazo. Y se empieza a borrar de la memorias más flojas lo que Lalo y Tapia han dejado claro. Se alimenta la duda, se buscan resquicios y se repite hasta la saciedad que nadie marca metas. Y la idea, a base de repetirse, cala.

Toca pues fabricar el objetivo, reinventarlo, elevarlo. Y se invoca a la historia, a la grandeza, al escudo, a la afición y su calvario inmerecido, a lo que merece el aficionado. Y cala. Da igual la realidad y en qué nos han convertido. Da igual los límites salariales, da igual todo. El objetivo real es ascender. ¿Está claro? ¿No? Pues a repetirlo. Y, por tanto, el Real Zaragoza ya no está en números y la temporada está siendo un fracaso. Olé. Facilote.

El rol de Natxo Gonzalez

Natxo, en la zona técnica en el encuentro de ayer ante el Barcelona B

Y ahora vamos a por el entrenador, que ha tenido la desfachatez de declarar que sus números no distan demasiado de los que esperaba (recordad que lo dijo, no sé si en octubre). Pobre Natxo, qué inocente… ¿con esos números quieres ascender? A por Natxo, que ni tiene ambición, ni preparación, que vale para el Reus pero no para aquí. Y Natxo ve el percal y se enroca. Y habla de que esto acabará de forma “maravillosa” porque cree que le van a dejar acabar contrato. Y es cuando tiene que acabar de forma maravillosa: dentro de dos años. Y se vuelve a sacar punta a las declaraciones y se vuelve a volver todo contra Lalo, Natxo, Tapia y el sum-sum Corda.

Pero hoy un paso más, que al “enemigo” no hay que darle respiro. Una vez que lo de ascender ya parece que es complicado (opinable pero complicado), aún se puede atornillar más. Pongamos en duda que se vaya a cumplir la meta de permanecer en la categoría. Eso es lo que va a pasar a partir de ahora, recordadlo. De repente, por ahora innecesario, se va a desechar el listón inventado del ascenso. Y se va a asumir y recordar el tema del proyecto, la base, el año que viene… en definitiva: lo que nos han contado los responsables desde el principio. Con 24 puntos, dirán y recalcarán que estamos por debajo. Otro fracaso más en el que incidir. Espero haberme explicado. Es pura estrategia. Y para alguno fue digna y un éxito.

No justifico a nadie

No voy a entrar a justificar a nadie, ojo. No es mi intención. Hay cosas que son indiscutibles y que al final caen por su propio peso. No defiendo a Natxo, ni a Lalo. No niego tampoco errores ni oculto mi intranquilidad por la falta de soluciones. Pero no me parece que se esté tratando con justicia a estas personas. Me parece muy triste el acoso al que se les está sometiendo. Me queda la esperanza (y de nuevo tengo que mirar al norte) de que Anquela en su día parecía un entrenador desquiciado, sin soluciones y al borde de la destitución. ¿Lo recordáis? No hace ni dos años de eso. Y se le mantuvo. Y el resultado ya lo vísteis. Claro que allí Lalo tenía respaldo de verdad. Y en ese pequeño pequeñito club de fútbol en una ciudad sin tradición por ese deporte, se respira ilusión y humildad en su seno. Allí el Alcoraz no es (que yo sepa) el objetivo de ningún tipo de negocio, sino el símbolo del triunfo de un trabajo bien hecho, asciendan o no, el lugar donde los 500 irreductibles y los 4.000 arribistas de nuevo cuño se unen para pasar un buen rato y animar a los suyos, empezando por una directiva que, fobias y filias aparte, respiran deporte y fútbol. Esa es mi esperanza: que se repita el caso, aunque no soy optimista, por desgracia.

Cesar a Natxo Gonzalez

Cesar a Natxo sería más que el fracaso de un proyecto. Sería una pérdida de credibilidad enorme de cara a futuro. Este proyecto es nuestra tarjeta de presentación en el mercado. Es la puerta que se muestra a jugadores, esponsors, representantes, dirigentes, para que entren y crean en la seriedad del club. Es impedir que sigamos teniendo la imagen de club que fagocita entrenadores y se nutre de jugadores de saldo, jubilados, de relleno o, simplemente de vacaciones o mercenarios. Es la forma de demostrar que aquí, quien sude y crea, se queda. Es la única manera de hacer ver a la plantilla actual que existe alguien con ilusión y ganas de trabajar, no solo de cuadrar balances y hacer negocio. Es nuestra tabla de salvación. Complicada de defender ahora mismo. Ojalá podamos seguir creyendo. Ojalá se demuestre que el objetivo, el de verdad, en el que creen plantilla y cuerpo técnico, es más que factible. Porque solo si ellos creen, lo harán. Y si lo hacen, los que vengan también creerán. Y nosotros veremos que cobramos dividendos por este calvario.

 

Autor: Alberto González.

Etiquetas: ,

Más historias deAsociación

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies