Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

Nadar y guardar la ropa (Almería 2 – Real Zaragoza 2)


El Real Zaragoza, tras adelantarse 0-2 en el marcador en tan solo 6 minutos, no supo defender la renta y se retiró al descanso con el resultado empatado. En la segunda parte acusó el cansancio y al final ambos equipos se conformaron con el punto obtenido.

No hay manera. La afición zaragocista ha perdido ya la cuenta de las veces en las que su equipo ha empezado ganando un partido, para luego no ser capaz de amarrar los tres puntos, a lo largo de la presente temporada. Ayer en Almería fue especialmente sangrante, porque el equipo de César Láinez consiguió marcar dos goles en sus dos primeras oportunidades, para a renglón seguido encerrarse atrás a esperar el chaparrón del conjunto andaluz, esperando que sucediera lo mismo que ante el Elche. Y es que las cosas no pudieron empezar mejor. En el minuto 3, Cani recogió un balón por banda derecha, miró hacia el centro, y cedió el esférico a Edu Bedia, quien entraba en carrera sorprendiendo a la defensa. Con un toque controló el pase, y con otro buen zurdazo alojó el balón en la portería defendida por Casto. Apenas tres minutos después, Pombo recuperó un balón tras una mala salida de balón desde el centro de la defensa local. Lo condujo hacia el área hasta que vio a Ángel desmarcarse a su izquierda, para asistirle un balón que el delantero canario golpeó de lujo con una vaselina que superó la media salida de Casto. 0-2, y nadie había roto a sudar todavía.

Pero el Real Zaragoza no supo gestionar el partido. Entregó el balón al Almería y se aculó atrás, confiando en el trabajo defensivo de jornadas previas para salvar los tres puntos, pese a quedar todo un mundo por delante. Por desgracia, ni Casado es Cabrera, ni Feltscher estuvo a la altura de Isaac. El venezolano, sorprendente lateral derecho titular, se vio muy pronto superado en su banda por Nano y Fidel, y además hubo de hacer frente a la avalancha solo, porque Cani se borró muy pronto de sus labores defensivas. El Almería encontró un filón por esa banda, y lo explotó a conciencia. Por ahí germinó su primer gol. Un ataque conducido junto a la cal no fue perseguido por Cani, quien dejó subir a Nano, y Feltscher tuvo que despejar a córner ante el dos contra uno que se le venía encima. El Real Zaragoza ha olvidado hace mucho cómo defender los saques de esquina, y ayer no fue la excepción. Tras un barullo en el área, en el que nadie acertaba a rematar o despejar, el balón le cayó a Javi Ros, quien cometió el error de no alejarlo con un patadón y lo perdió ante el empuje del equipo almeriense. Morcillo, que venía desde atrás en carrera, recibió una asistencia al borde del área y soltó un zapatazo seco que entró a media altura, junto a un congelado Ratón, que no pudo hacer ni ademán de despejarla. Y tan solo era el minuto 15.

Quique logra el gol del empate al filo del descanso

Visto que la avalancha en ataque había dado sus frutos, Luis Miguel Ramis tranquilizó a los suyos y el Almería empezó a buscar el empate con más orden. Mientras, el Zaragoza esperaba su oportunidad robando balones y saliendo a la contra. En una de estas ocasiones, el Almería realizó una falta cerca del área de Casto. Con la ausencia por sanción de Lanzarote, Zapater tomó la responsabilidad de botar el libre directo, y lo hizo magistralmente, obligando a Casto a hacer la parada de la noche. Quique tuvo su primera oportunidad con un remate de cabeza que se le escapó alto, aprovechando la ausencia intimidatoria de Cabrera. En otra contra a escasos minutos del descanso, Cani se plantó solo ante Casto, pero no pudo superar al portero local en el mano a mano tras probar un inocente remate raso, cuando el guardameta había salido a sus pies. Solo dos minutos después, en el 44, tras otro córner botado desde la esquina de Feltscher, el balón llegó al segundo palo, donde Quique fue el más listo de todos y batió de cabeza a Ratón, firmando el empate definitivo.

La segunda mitad empezó como supuestamente debería haber empezado el partido. Parecía que el marcador reflejaba un empate a cero, tal y como jugaban ambos equipos. El Almería controlaba el ritmo del partido, pero sin lanzarse a un ataque suicida, para impedir las peligrosas contras del Real Zaragoza. Los minutos transcurrían sin grandes ocasiones, y hasta el 56 no pudo generar el equipo maño una ocasión que culminó con un remate de Ángel, detenido por Casto. El Almería seguía explotando la banda derecha, con Feltscher y Cani ampliamente superados en defensa. De hecho, tras el 1-2, Cani permutó su posición con Pombo para tratar de detener la sangría. De ese modo, Láinez dio entrada de manera consecutiva a Edu García e Isaac sustituyendo a Cani y Feltscher, respectivamente. A renglón seguido, Fidel era expulsado tras ver su segunda tarjeta amarilla y Ramis tuvo que variar su estrategia, primando ante todo la defensa del punto que significaba ese empate. Dejando a un hombre solo en punta, se centró en defender y tratar de aprovechar alguna contra.

La respuesta de Láinez fue hacer el tercer cambio, y en otro error de juicio (como lo fue la alineación de Feltscher y, posiblemente, Cani) decidió poner a Dongou y no a Samaras para suplir a un cumplidor Edu Bedia. Con Dongou quiso buscar un juego más combinativo, pero hacerlo en medio de dos líneas de cuatro jugadores era totalmente imposible. Tal vez hubiera sido más productivo jugar con la altura de Samaras y buscar balones por alto. De hecho, el camerunés fue tan inoperante como en el último partido ante el Valladolid. Edu García tuvo su ocasión con un disparo que se le escapó alto, de nuevo. Quique puso a prueba a Ratón en la única ocasión clara que tuvo en los minutos finales, sin fortuna. Y en los últimos diez minutos, pese a que el Zaragoza parecía tener la sartén por el mango, ambos equipos firmaron un pacto de no agresión y jugaron sin arriesgar hasta el final del encuentro. Solo hubo un centro chut raso de Javi Ros desde el costado derecho del área, bien atajado por Casto, único bagaje ofensivo de peligro. El empate deja el descenso todavía a cuatro puntos, y la jornada que viene se recibe al Mallorca, también en puestos de descenso. Toca aprender a ganar de una vez.

Ficha técnica:

UD Almería: Casto; Motta, Morcillo, Ximo Navarro, Nano; Diamanka (Isidoro, 77), Borja Fernández; Puertas (Gaspar, 88), Fidel; Kalu Uche (Callejón, 71) y Quique González.

Real Zaragoza: Ratón; Feltscher (Isaac, 67), Marcelo Silva, José Enrique, Casado; Zapater; Cani (Edu García, 65), Edu Bedia (Dongou, 72), Javi Ros, Pombo; y Ángel.

Árbitro: Areces Franco (Comité Asturiano). Expulsó por doble amarilla a Fidel (29 y 69). Amonestó a Puertas (24), Edu Bedia (58), Borja Fernández (75)

Goles: 0-1, min. 3: Edu Bedia. 0-2, min. 6: Ángel. 1-2, min. 15: Morcillo. 2-2, min. 45: Quique González.

Incidencias: Tarde-noche primaveral en Almería, con 21 grados, únicamente con el aderezo molesto de un fuerte viento sur en esta esquina geográfica del Mediterráneo. El césped presentó un excelente aspecto y en las gradas se dio una de las mejores entradas de la temporada, 7.500 espectadores, dado que el Almería ofreció precios populares e invitó a casi un millar de jóvenes futbolistas de sus clubes vinculados en la provincia.

Jugadores de ambos equipos, en un lance del juego

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies