Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

Lalo Arantegui llega como nuevo Director Deportivo


Gonzalo ‘Lalo’ Arantegui (Zaragoza, 12/06/1977) firmó ayer su contrato como nuevo Director Deportivo del Real Zaragoza, y será presentado ante los medios al mediodía de este martes. Su llegada cierra el proceso de sustitución abierto tras la salida de Narcís Julià. Le acompañará José María Barba en la secretaría técnica.

Hay que reconocerle la valentía a Lalo Arantegui. Si ahora mismo hay en el equipo blanquillo un puñado de sillas calientes, una de las más difíciles de ocupar junto a la del entrenador es la del director deportivo. Arantegui es ya la tercera persona que ocupa el cargo en las últimas tres temporadas, lo que de entrada no le garantiza una ‘esperanza de vida’ (en el puesto, se entiende) demasiado alta. Además, por si el reto no fuera suficientemente arriesgado, hay que añadir la circunstancia de que Arantegui ha tenido que abandonar el mismo cargo en la S. D. Huesca para poder aterrizar en el club maño, abonando la cláusula de rescisión para ello. Esto ha generado una relativa ola de indignación entre la afición oscense, a la que la salida de Arantegui le ha recordado aquella de Manolo Villanova en el año en el que su club se jugaba el ascenso a la Segunda División, para fichar por el Real Zaragoza. Queda la sensación de que el club grande, en épocas de zozobra, pesca en las más tranquilas aguas azulgranas, desconociendo si queda margen para mejorar su situación, pero sin tener en cuenta el descalabro que puede provocar en el equipo oscense.

Pero claro, ambos casos tienen similitudes que no se pueden ocultar. Los dos son reconocidos zaragocistas de corazón y tuvieron su pasado en el club blanquillo, de manera que no resulta difícil de entender que respondieran a la llamada desesperada de auxilio del conjunto maño. Además, Arantegui abandona el Huesca dejando gran parte del trabajo de cara al año que viene hecho: el 80% de los componentes de la actual plantilla azulgrana tienen contrato para la próxima temporada con el club oscense. A partir de hoy es cuando Arantegui va a afrontar su desafío más importante desde que colgó las botas y se dedica a trabajar en los despachos. Como principal responsable deportivo del Real Zaragoza va a tener mucho trabajo para tratar de enderezar el equilibrio de una plantilla muy descompensada. Solo por apuntar algunas de las incongruencias del equipo que ha quedado montado tras el último mercado invernal, recordemos que el equipo blanquillo tiene la misma cantidad de delanteros que de porteros, que ahora mismo no dispone de ningún centrocampista organizador (lo que influye notablemente en el estilo de juego del equipo de Agné, abonado al balonazo en largo para que el delantero se busque la vida), y que sigue abundando en los errores de contar con más jugadores de vuelta de todo que con futbolistas hambrientos, de los que no bajan los brazos ni en los peores momentos.

Claro que Lalo Arantegui tiene dos patatas calientes con las que lidiar ahora mismo. En primer lugar, la anormal situación de Raúl Agné, con una dinámica en la que cualquier profesional con un mínimo de dignidad reconocería que no es capaz de arreglar la situación del equipo y dimitiría, dejando sitio para que otro se haga cargo. Como hizo Lluís Carreras tras no conseguir el objetivo del ascenso la temporada pasada. Pero Agné, sabedor que el límite salarial del club está agotado, se aferra al puesto, pese a que en los últimos partidos haya dado una imagen descorazonadora, sin dar indicaciones a sus jugadores y con las manos en los bolsillos cada vez que se levantaba del banquillo. Los banderines del córner se movían más que él. Después se descuelga con declaraciones incongruentes ante la prensa, y aguanta otra jornada más, arrastrando al equipo cada vez más cerca del descenso. Y precisamente ésta es la segunda patata caliente para Arantegui, que puede encontrarse sin comerlo ni beberlo en un equipo en 2ª B, con todo lo que ello implica. La posibilidad más que real de la disolución de la S. A. D., y la desaparición del equipo por lo tanto, por ejemplo.

Así que Arantegui aterriza en el Real Zaragoza con la incertidumbre por bandera, y con su bagaje en el filial del conjunto maño y su paso por la secretaría técnica de la mano de Manolo Jiménez. También llega con otro zaragocista como mano derecha, José María Barba, que todavía tiene que resolver su desvinculación con la S. D. Huesca. José María, hermano de Adrián Barba, es todo un profesional del scouting, pateándose los campos de España en categorías inferiores y viendo mucho fútbol y a muchos futbolistas. Pese a no haber estado mucho tiempo en la S. D. Huesca, el trabajo de ambos les avala. Pero claro, es que estamos hablando de un club serio que deja a los profesionales hacer su trabajo. Y eso no es algo que se haya visto demasiado en los últimos años alrededor del Real Zaragoza, con constantes injerencias por parte de algún miembro del consejo de administración en el área deportiva. Este último detalle y el hecho de que el Real Zaragoza se haya convertido en una trituradora en los últimos tiempos son la espada de Damocles con la que tendrán que lidiar Arantegui y Barba. Por el momento bienvenidos, y muchos éxitos, porque como suele decirse, vuestra suerte será la nuestra.

Lalo Arantegui y Christian Lapetra, tras la firma del contrato

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies