Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

La voz de la Afición: LOS BUENOS A JUGAR Y ARBITRAR


Me gustaría comentar algunas cosas sobre el sistema defensivo del Real Zaragoza, el porqué creo que Nacho no sacó a Vinicius frente al Alcorcón y la “persecución” arbitral (más como hecho evidente que como excusa cuando no se da un buen resultado).
En cuanto al sistema defensivo tiene bastante que ver la “persecución arbitral”, hasta ahora, en todos los partidos, nuestros mediocentros han sido sancionados con tarjeta a la primera entrada, agarrón o protesta. Normal si se aplica el reglamento, pero es un evidente agravio si los mediocentros del equipo contrario (repartiendo palos a diestro y siniestro) han de hacer un número indeterminado para que, alguno de ellos reciba la tarjeta amarilla, y alguno que, no bajando su “interés patadil” se va sin su justo castigo. Este agravio hace que nuestros mediocentros pasen a no poder frenar “por los mismos medios que el contrario” a los jugadores rivales y el centro del campo y sus coberturas a laterales y/o centrales se vean como una “minusvalía” en la calidad de los jugadores cuando vienen “mermados” por la desigual aplicación del reglamento en función del nivel de “agresividad/violencia” empleado. Si a ello añadimos que, en ataque, sobre todo en el partido de ayer, el árbitro sancionaba las faltas a favor, en bastantes ocasiones, tarde y cuando una “ley de la ventaja” que se aplicaba porque parecía que podíamos perder la posesión, se dejaba como bien aplicada al cobrar ventaja nuestro atacante en la jugada. No sólo las patadas del Alcorcón cortaban el juego, el tal Pérez “Patrás” también influyó lo suyo con esta sibilina sanción de las faltas. También convendría repasar como medía las distancias de las barreras cuando eran a favor o en contra.
¿Nadie se pregunta por qué casi todas las faltas o daban en la barrera o salían por encima del larguero (menos la de Buff que dió en el larguero)? Fácil, las barreras defensivas del Alcorcón estaban unos dos metros más cerca que la distancia reglamentaria, y las pocas que lanzó el Alcorcón a más distancia de la reglamentaria. Midiendo los pasos con poca separación o a ojo es evidente la diferencia.
En cuanto a por qué creo que Vinicius no fue alineado frente al Alcorcón tiene que ver con sus características. Es un jugador que necesita espacios, mejor para jugar al contraataque que contra un equipo cerrado como era el Alcorcón, se necesitaba ganar superioridad en el centro y jugadores con disparo lejano (Buff, Papu, Pombo), otra cosa es que la reacción fuera algo lenta y que no se aconsejara (por lo visto) a Borja antes del descanso que se alejara de los centrales y buscara la banda, dado que la casi inexistente subida de los laterales no se vería afectada por esta circunstancia y dejar a los centrales (3) del Alcorcón sin referencia fija a la que marcar podría abrir espacio a las incorporaciones de la segunda línea, algo que quedó mermado una vez más por la permisividad arbitral y su pasividad y desigualdad en la aplicación del reglamento ante la excesiva “dureza/violencia” del equipo alfarero (que demostró con creces su gusto por “el barro”).
Igual he hecho demasiadas referencias al arbitraje de ayer al explicar las otras dos circunstancias, pero es que influyó más de lo que algunos están dispuestos a reconocer por eso del “fair-play”, pero es que influyó y mucho. Como el arbitraje influyó en Tenerife, en el partido frente al Granada (por mucho que se quejara Oltra), influyó en Córdoba, y ayer ya fue “demasié”.
Un miembro del grupo (perdona, pero ahora no recuerdo tu nombre) indicó que si este arbitraje se le hiciera a Messi o a Cristiano Ronaldo (el que sufrió ayer Febas como el más perjudicado), si no se protege (sin excesos) a quienes quieren jugar al fútbol, el fútbol desaparece y, en mi opinión, aparece la igualdad del antifútbol y el tedio y la monotonía de una Liga que se iguala por la impunidad en la sanción al juego violento y en la nula capacidad para saber en qué consiste jugar al fútbol por parte de un estamento arbitral que, como moderno que se precie, anda más enfrascado en la imagen y en lo que parece que en el ser y en la esencia del juego. ¡Qué paliza tenéis ganada ! (por eso de que la letra con sangre entra).
Como en la vida, en el fútbol, parece que no cabe el diálogo para solucionar los conflictos, las diferencias y los problemas, “la ley del más fuerte” (con sus diferentes “armas”) y aferrarse a una ley que de tanto ser interpretada a voluntad del poder (que no Poder) se nos vuelve “borde” en una aplicación que va en contra de su espíritu. Menos circulares que dejan el “criterio arbitral” en un fuego a discreción del más inútil, y más diálogo que explique los porqués a los jugadores y a los espectadores sin tener que justificar mal el principio de autoridad con unas tarjetas que crispan en vez de un diálogo que atempera, educa y apacigua.
Si la “moda arbitral” de “el más inútil, internacional” recogiera los méritos de mérito y capacidad, sin la absurdez del corrector manipulador, tal vez viéramos mejores arbitrajes, aunque alguno no cumpliera con cánones “fotogénicos” tal vez si diera un mínimo en los stándares de conocimientos, imparcialidad y labor educativo-normativa, que permitiera una aplicación del reglamento más equitativa, justa y efectiva y con ello, mejores arbitrajes y mejor espectáculo futbolístico. LOS BUENOS A JUGAR Y ARBITRAR Y, EL RESTO : “A OTRA COSA, MARIPOSA”.

Manuel Esteban Lopez Lapuente

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies