Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

La unión hace la fuerza (Real Zaragoza 2 – Mirandés 0)


El Real Zaragoza, de la mano de una Romareda entregada, se hizo con una victoria clara que le vuelve a situar en los puestos altos de la clasificación. Entrenador, equipo y afición se conjuraron para dar la vuelta a la grave situación que atravesaba el equipo hace tan solo tres semanas.

Raúl Agné, quien anoche se estrenó en el banquillo de la Romareda tras cumplir la sanción que arrastraba desde la pasada temporada, ha borrado de un plumazo todos los signos alarmantes de la crisis que atravesaba el Real Zaragoza en su caída en picado desde la zona alta de la tabla. No está todo el trabajo hecho, por supuesto, pero el técnico de Mequinenza ha sabido insuflar a la plantilla de una nueva determinación, que en el césped se traduce en un fútbol más solidario con el compañero, más sacrificado, pero también más ordenado. Un ejemplo claro lo mostró ayer Manu Lanzarote, quien buscó constantemente aliarse con Cani para sacar fruto de la unión de sus dos talentos, mientras ayudaba constantemente a Fran en tareas defensivas. Lanzarote no marcó ayer ninguno de sus espectaculares goles para poder dedicárselo a su hijo recién nacido, pero cuando fue sustituido recibió una cerrada ovación por parte de la grada.

Precisamente por causa de inminente paternidad, Ángel causó baja en la convocatoria de ayer, siendo su ausencia suplida por el jugador del Deportivo Aragón Xiscu, ante la lesión sufrida durante los entrenamientos de la semana por Sergio Buenacasa, que le apartarán de los terrenos de juego varias semanas. Por esta circunstancia, Agné alineó por banda izquierda a Edu García, titular por primera vez en la Romareda, y el aragonés le devolvió la confianza mostrada con creces. Cuánto tiempo perdido por la insistencia de Milla de condenar al ’11’ blanquillo al ostracismo. Con Lanzarote de regreso por banda derecha tras su partido de sanción, Cani se situó entre la línea de contención formada por Javi Ros y Zapater, y la delantera, ocupada por Juan Muñoz. Terrazas alineó en el Mirandés su clásico 3-3-3-1, que superpobla el centro del campo, pero con algunas bajas por decisión técnica como toque de atención a unos jugadores que, bajo sus órdenes, habían encadenado cuatro derrotas consecutivas.

De modo que la primera parte transcurría con dos equipos dándose constantes encontronazos. Sin ocasiones para ninguno de los dos, los minutos iban cayendo y la Romareda asistía a un duelo físico de presión al equipo contrario. Al Real Zaragoza le costó 27 minutos encontrar espacios en la maraña tejida por los hombres de Terrazas, en un disparo de Edu García que terminó en saque de esquina tras golpear en uno de los centrales del equipo burgalés. Al final la paciencia tuvo un límite para la grada, y un balón despejado sin miramientos por Javi Ros y controlado sin dificultad por la defensa rival obtuvo unos tímidos silbidos por parte de la afición. Pero la cosa no fue más allá. Porque ni el equipo iba a permitir que la cosa pasara a mayores, ni la grada estaba por la labor de soltar la mano de su equipo. Y no hubo que esperar mucho para empezar a recoger los frutos por el trabajo realizado.

En el minuto 33 Javi Ros botó una falta a la frontal del área pequeña, Cabrera la bajó de cabeza, y Juan Muñoz remató a puerta con mucha intención. La salida desesperada de Sergio Pérez bloqueó el remate del punta sevillano, pero dejó el balón botando en el área. Allí donde los defensas han de estar más vivos a la hora de despejar, apareció Cabrera y remató con la derecha el balón para inaugurar el marcador con su segundo gol esta temporada. El Mirandés acusó seriamente este golpe, y un minuto después Juan Muñoz podría haber puesto la puntilla si llega a rematar un balón de Lanzarote, con la defensa rival totalmente desordenada. Sin embargo, la pelota se le quedó atrás y la ocasión se fue al limbo. También hubo suspense en el área local. Un balón largo perseguido por Sangalli y Cabrera se dirigía hacia el lateral izquierdo del área. Ratón salió a despejarlo pero falló al golpear el esférico. Sangalli se dejó caer cuando se cruzó con Ratón, intentando que el árbitro amonestara al portero, pero Medié Jiménez, parco en tarjetas, no picó.

Edu García celebra su primer gol como zaragocista

Edu García celebra su primer gol como zaragocista

Sí mostró la amarilla al capitán del Mirandés, Álex Ortíz, después de que hiciera una aparatosa falta por detrás a Edu García tras haber sido regateado por él, para impedir el mano a mano ante Sergio Pérez. Vista la acción, a nadie le hubiera sorprendido una cartulina roja, pero el colegiado no la estimó oportuna. Todavía tuvo tiempo el Mirandés de conseguir el empate, merced a un disparo de Javi Hervás que tuvo que despejar Ratón. Pero poco le duró el impulso al equipo de Terrazas. Un balón perdido en la medular fue recogido por un atento Juan Muñoz, quien se la cedió a Cani en la frontal del área. Éste jugó más a la izquierda hacia Edu García, quien entraba al área completamente desmarcado, y consiguió batir por bajo a un Sergio Pérez que no pudo hacer gran cosa. Estrenando titularidad en la Romareda, Edu García lo celebró con el segundo gol del partido, y su primera reacción volvió a ser echar mano del escudo del león.

Tras eso llegó el descanso, y en la segunda mitad Terrazas trató de echar a su equipo hacia arriba en busca de un gol que les diera esperanzas de empatar el marcador. Pero eso abrió la puerta a un Zaragoza contragolpeador, en el que Cani se creció especialmente. Sin haber tenido mucha fortuna en la primera mitad a la hora de buscar a sus compañeros de vanguardia, el centrocampista dio toda una lección de clase y calidad, levantando en más de una ocasión a la grada. Solo la falta de puntería impidió al Real Zaragoza aumentar la distancia en el electrónico. Sin embargo, el primer susto se lo llevó Ratón. No sabiendo sacar el balón jugado desde atrás, la defensa le envió el esférico al cancerbero, quien decidió contemporizar en lugar de despejar de primeras. Un atacante rival llegó hasta su altura y bloqueó el tardío golpeo del meta, con la fortuna de que el rebote salió desviado fuera de la portería blanquilla. Eran los minutos iniciales y el ímpetu del Mirandés propiciaba cierto desorden defensivo local.

Pero el Zaragoza no estaba dormido, y Sergio Pérez vio como Edu García y Fran probaban fortuna con pocos minutos de diferencia, saliendo ambos intentos desviados por poco. Un flojo disparo de Pedro, detenido tranquilamente por Ratón en el minuto 64, fue el último remate entre los tres palos de los discípulos de Terrazas, quien se desesperaba en la banda al ver que su equipo no terminaba de crear ocasiones, al tiempo que atrás dejaba tremendo espacios para los ataques locales. Edu García volvió a forzar otra tarjeta amarilla tras recibir una fea entrada de Fran Cruz, y a falta de quince minutos para el final Cani hizo la maravilla de la noche, controlando un balón a varios metros de la frontal del área y, viendo adelantado a Sergio Pérez, enviando una vaselina preciosa que falló su objetivo por escasos centímetros. Hubiera sido la guinda para su gran partido, pero no importó, la Romareda le reconoció su genio lo mismo que si hubiera entrado el balón, cuando diez minutos más tarde fue sustituido por Pombo.

Tras la genialidad de Cani, Juan Muñoz pudo marcar rematando un centro de José Enrique, pero Fran Cruz logró taponarlo lanzándose al suelo a la desesperada. Un postrero intento de Fran desde la frontal del área que salió ligeramente desviado fue el último cartucho de un Zaragoza que veía cómo los tres puntos iban a quedarse en la Romareda. Aún le concedió Raúl Agné a Xiscu la oportunidad de debutar con el primer equipo en partido oficial en el tiempo de descuento, situándole por banda izquierda y trasladando a Edu García a la delantera. La afición entregada a su equipo celebró una nueva victoria que confirma que han llegado nuevos aires, y a buen seguro que el equipo lo agradece, sobre todo de cara a las últimas jornadas del año, ante equipos a priori complicados, como la próxima jornada ante el resucitado Getafe desde que llegó a su banquillo Bordalás.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Ratón; Fran, Marcelo Silva, Cabrera, José Enrique; Zapater, Javi Ros; Lanzarote (Alex Barrera, 72), Cani (Pombo, 85), Edu García; y Juan Muñoz (Xiscu, 90).

CD Mirandés: Sergio Pérez; Carlos Moreno, Fran Cruz, Aurtenetxe; Ortiz (Rúper, 46), Maikel Mesa, Hervás; Sangalli, Guarrotxena (Abdón, 78), Bustos (Provencio, 61); y Pedro.

Árbitro: Medié Jiménez (Comité Catalán). Amonestó a Ortiz (37) y Fran Cruz (73),.

Goles: 1-0, min. 33: Cabrera. 2-0, min. 42: Edu García.

Incidencias: Noche fresca en La Romareda, 13 grados y viento molesto al inicio del partido (las 20.00). El césped presentó un aspecto aceptable. En las gradas, alrededor de 15.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del boxeador aragonés Perico Fernández, campeón del mundo, fallecido durante la semana.

Raúl Agné debutó con victoria en su primera estancia en el banquillo maño, tras cumplir su sanción

Raúl Agné debutó con victoria en su primera estancia en el banquillo maño, tras cumplir su sanción

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies