Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

La pequeña tienda de los horrores (R. Zaragoza 1 – R. Oviedo 0)


Vayamos directamente al grano. A falta de un partido para finalizar la temporada regular, a disputar el próximo sábado en Palamós frente al descendido Llagostera, y sin poder afirmar todavía al 100% la clasificación para disputar el playoff por el ascenso, Lluís Carreras puede haber firmado su sentencia como entrenador del Real Zaragoza. Por lo menos de cara a la afición, porque siendo la apuesta personal de Narcís Julià parece presumible que se repita la historia reciente y Carreras siga siendo el responsable de la primera plantilla para la próxima temporada, y si posteriormente los resultados no le acompañan, ser cesado para la campaña navideña. Sus declaraciones en la rueda de prensa posterior al partido del Alcoraz, las de ayer, y los cambios realizados han terminado por liquidar las reservas de paciencia de la afición blanquilla.

Y es que al respetable no se le pueden dar tantos trompazos y seguir pidiendo apoyo incondicional, sin esperar cierta resistencia por su parte. No puedes ir ganando un partido por la mínima en la Romareda y defender el resultado echando al equipo atrás y quitando a tu jugador más ofensivo para poner en su lugar un central. La Romareda entiende que la mejor defensa es marcar otro gol, y otro más si se puede, y todos los que puedan caer. Por eso el dolor de ver a su equipo como una pobre caricatura asustada de lo que ha sido y ha representado la elástica blanquilla no se mitiga con una victoria. Mucho menos cuando se consigue de la manera en la que se logró ayer. A cada jornada que pasa resulta más fácil escoger al mejor jugador del partido, porque cada vez más y más futbolistas demuestran un nivel alarmantemente peor que el que ya han sido capaces de demostrar anteriormente.

Ayer el runrún empezó muy pronto. Sin Toché, el Oviedo situó en Koné todas sus expectativas ofensivas, y la defensa maña se echó a temblar solo de verle correr de un lado a otro persiguiendo el balón. Rico, Cabrera, Guitián… Los errores se multiplicaban y la afición no se creía lo que veía: su equipo temblaba como un flan. Erik Morán dio un auténtico recital, pasando más balones a los rivales que a sus compañeros. Dorca ha perdido la chispa que recuperó en semanas anteriores, posiblemente porque su fuelle no le da para arreglar los desaguisados de sus dos compañeros en la medular. Volviendo Ros a la convocatoria, se le esperaba en el once titular, pero Carreras decidió confiar en Diamanka, y el de Tudela ni siquiera salió como suplente, lo mismo que Jaime.

 

rzfans

 

Y el senegalés se lució, pero para mal. No se le puede negar que de vez en cuando corriera en un intento vano de presionar la salida de balón ovetense, pero también hay que apuntar que hubo un balón que le pasó a poco más de un metro en el centro del campo y ni hizo ademán de ir a buscarlo. Hizo poco y todo mal, y para colmo jugó el partido completo, así que el hándicap que el equipo tuvo que arrastrar fue inmenso. Muchos recordarán aún el contragolpe que condujo por banda derecha en los minutos finales, y cuando se zafó de su marcador y pasó el balón al área donde había tres compañeros esperando el balón, lo hizo visiblemente desviado, a la espalda de todos ellos. Eso sí, se permitió el lujo de abroncar a Rico cuando el burgalés trató de pasarle un balón que le dejaba solo delante de Rubén Miño, pero fue cortado por un defensa asturiano.

Hinestroza hizo otro de sus partidos horribles, apenas sin intentar profundizar. Siendo su mejor arma, se ha empeñado en controlar los balones, bailar por encima de ellos intentando despistar a los rivales, y perderlos a continuación, porque sus bailes no despistan a nadie más que a él. Pasarle en medio de una contra supone abortar la oportunidad. Ángel vivió en un constante fuera de juego, lo que invalidó una jugada que terminó en un remate de Cabrera a gol, y deja muchas dudas en el gol de Guitián. Para cuando salió Dongou, el equipo estaba tan echado atrás que el camerunés se encontraba en una distancia de entre cuarenta y sesenta metros de la portería contraria. Pedro salió principalmente para dar una tremenda asistencia de gol a Linares en un fallido pase hacia atrás que salvó Manu Herrera en el mano a mano. Precisamente el portero, junto a Isaac y su tocayo Lanzarote, fueron lo mejor del partido. Especialmente activo estuvo el lateral derecho.

Rubén salió para defender balones altos, pero se aculó tanto el equipo que el Oviedo desperdició dos clarísimas ocasiones de Linares y Cervero para empatar. En el conjunto del encuentro, el Oviedo maniató al Zaragoza, que le cedió desvergonzadamente el control del balón, y ni siquiera supo jugar al contragolpe. Los dos medio centros de Generelo se comían a los tres de Carreras, y el Zaragoza solo tenía peligro a balón parado. Así llegó el gol, con una falta botada desde la izquierda por Lanzarote, que tras no ser bien despejada por la defensa ovetense, permitió al catalán centrar al área desde el mismo lugar una segunda y una tercera vez. La última fue rematada de cabeza por Ángel a bocajarro, y despejada por Rubén Miño cayéndose hacia atrás. Guitián remató con el pie y Miño, desde dentro la portería sacó el balón. El árbitro auxiliar concedió gol y el 1-0 subió al marcador.

 

rzfans

 

El Zaragoza tuvo ocasiones, claro. Eso no se puede negar tampoco. Un mano a mano de Ángel desviado por Miño fue la más clara de la primera mitad. Un remate de Cabrera tras lanzamiento de un córner, que después de una parábola rebotó en el larguero, mientras todos los jugadores se quedaban quietos mirando el vuelo del esférico, fue la mejor de la segunda. Isaac se animó a incorporarse al ataque y probó suerte en un par de ocasiones, una de ellas desviada por Miño a córner aunque el colegiado no vio la mano del portero. Rico también protagonizó casi al final del encuentro una galopada y su disparo se estrelló en el lateral de la red. Ángel y Diamanka remataron desviados. Y Guitián se encontró con un balón en los pies que no supo controlar, solo delante de Miño, tras el lanzamiento de un córner.

El Oviedo también dispuso de un buen puñado de ocasiones. Hervías en la primera mitad, y Susaeta tras su incorporación, conducían el peligro hacia el área de Manu Herrera. Aún no se había cumplido el primer minuto del partido cuando Rico se aturulló ante Koné y Viti pudo probar fortuna, aunque sin puntería. Antes del descanso firmaron dos ocasiones más Nacho López y Míchel, y Edu Bedia justo tras volver de los vestuarios. La Romareda tuvo un susto cuando Koné marcaba gol en el minuto 52, pero Ocón Arráiz lo anuló por fuera de juego. Hervías puso a prueba a Manu Herrera con un centro chut que se fue envenenando, y posteriormente llegarían las mencionadas ocasiones de Linares y Cervero, que dejaron a la grada furiosa por la actitud del equipo de echarse atrás tratando de mantener el resultado.

Con el final del partido, al aficionado le queda la imagen de un equipo sin vida, sin intensidad, y sin gobierno. Que Javi Ros y Jaime, que en Huesca demostró que se puede contar con él, no jugaran y en el campo estuvieran Hinestroza primero y Pedro después, o Diamanka, es clara muestra de la desorientación que aqueja a Lluís Carreras. El entrenador parece dispuesto a morir defendiendo sus ideas, pero lo malo es que se puede llevar por delante al Real Zaragoza. Porque aunque al final se consiga la clasificación para el playoff, la sensación que queda es que no se va a estar a la altura. Aunque se nos diga que cambia todo una vez puestos allí. Pero claro, qué van a decir, ayer la Romareda opinó durante la entrada de Ruben. Y son muchos años ya de mediocridad como para tener que ver 90 minutos tan bochornosos. Ya vale.

 

rzfans

 

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Manu Herrera; Isaac, Guitián, Cabrera, Rico; Morán, Diamanka, Dorca; Lanzarote (Rubén, 83), Hinestroza (Pedro, 63); y Ángel (Dongou, 73).

Real Oviedo: Miño; Nacho López, Héctor Verdés (Cervero, 70), Josete, Bautista; Erice, Edu Bedia (Linares, 58); Viti (Susaeta, 54), Míchel, Hervías; y Koné.

Árbitro: Ocón Arráiz (Comité Riojano). Amonestó a Miño (19), Ángel (27), Míchel (40), Erice (59), Nacho López (77) y Manu Herrera (87).

Goles: 1-0, min. 19: Guitián.

Indicencias: Tarde agradable, con nubes y claros, algo de viento y 23 grados. El césped, en perfecto estado. En la gradas, una buena entrada, similar a la del anterior domingo ante el Nástic, unos 25.000 espectadores, 200 de ellos llegados desde Oviedo.

 

CLASIFICACIÓN

 

1 74 41 21 11 9 48 34 14
2 71 41 19 14 8 58 34 24
3 70 41 18 16 7 56 40 16
4 64 41 17 13 11 48 38 10
5 64 41 19 7 15 58 51 7
6 63 41 16 15 10 45 28 17
7 61 41 16 13 12 42 40 2
8 61 41 17 10 14 44 43 1
9 59 41 16 11 14 52 46 6
10 57 41 13 18 10 39 42 -3
11 55 41 13 16 12 45 44 1
12 54 41 12 18 11 55 51 4
13 54 41 13 15 13 44 49 -5
14 52 41 13 13 15 55 55 0
15 52 41 13 13 15 47 49 -2
16 51 41 12 15 14 46 49 -3
17 47 41 10 17 14 43 50 -7
18 47 41 12 11 18 39 53 -14
19 46 41 11 13 17 36 44 -8
20 41 41 11 8 22 38 52 -14
21 39 41 10 9 22 39 59 -20
22 29 41 7 8 26 33 59 -26
Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies