Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

En caída libre (Numancia 2 – Real Zaragoza 1)


El Real Zaragoza ofreció su peor imagen en la presente temporada en el partido disputado ayer en Soria. La actitud de la segunda mitad dispara todas las alarmas en un técnico que tampoco estuvo acertado en sus decisiones.

Al César lo que es del César: Luis Milla ayer no tuvo su mejor día desde que es el entrenador del Real Zaragoza. Pese a que Fran ha mostrado una mejor adaptación al lateral derecho esta temporada, el turolense puso de inicio a Isaac, quien ayer hizo un partido para enmarcar. Pero para no olvidar cómo no se han de hacer las cosas. Un error garrafal del andaluz en los minutos iniciales dejó a Mateu solo ante Irureta, quien fue capaz de despejar a córner su remate cuando la grada ya se relamía esperando el gol de su equipo. Al final, en uno de esos cambios que pueden señalar a un futbolista como responsable cuando las cosas van mal, Milla abrió su ronda de cambios sentando a Isaac para dar entrada a Fran. Por cierto, pese a ir perdiendo, Milla solo realizó dos sustituciones. Tal vez porque, queriendo buscar mordiente ofensiva desde el principio, alineó de salida a todo su arsenal, con Ángel y Juan Muñoz sobre el césped. Esto no es un error “per se”, el problema viene cuando, planificando el partido, decide hacer uso de esa variante pero no incluye en la convocatoria otro delantero por si fuera necesario.

En la primera mitad el Zaragoza aún tuvo hechuras. Con Ros y Morán acompañando a Zapater en el centro del campo, se esperaba garra y visión de juego. De lo primero no se puede quejar la afición blanquilla, pero de lo segundo hubo más bien poco. Con decir que las mejores salidas de balón las protagonizaba Lanzarote, bajando hasta el círculo central para recoger el esférico y llevarlo hacia el área de Munir, está dicho todo. En la segunda mitad el atasco fue más evidente: hasta el minuto 90 el Zaragoza no fue capaz de trenzar una jugada pasando el balón entre varios de sus componentes, abriendo la defensa soriana, y llegando hasta el lateral del área con varios jugadores buscando el remate. La lástima fue el intento de centro que Jorge Casado quiso poner al primer toque, enviando el balón directamente a la grada. Pero es que lo de la segunda parte fue algo totalmente inédito esta temporada.

Mateu ante una gran oportunidad tras robar el balón a Isaac al comienzo del partido

Mateu ante una gran oportunidad tras robar el balón a Isaac al comienzo del partido

Al Zaragoza le costaba llegar con claridad al área del Numancia, y sin embargo tuvo la oportunidad de abrir el marcador. Un saque de banda por la derecha propició a Isaac meter el balón en el área. Juan Muñoz no lo pudo controlar, pero su toque dejó la pelota a Ángel, quien fue más rápido que nadie y devolvió de primeras al “18” blanquillo. Con media defensa del Numancia parada pidiendo un inexistente fuera de juego, Muñoz cruzó un remate al fondo de las mallas locales, llevando el delirio a la afición zaragocista que sí se dio cita en Los Pajaritos. Era un marcador engañoso, pues el peso del partido lo había llevado el Numancia, y la capacidad ofensiva maña brillaba por su ausencia.

Poco pudo imaginar el conjunto de Milla el desenlace que tuvo la primera mitad. A escasos segundos del minuto 45, se concedió un córner que el colegiado dejó sacar. Durante un minuto largo, tras el saque de esquina, el balón estuvo acechando el área de Irureta, yendo de un lado a otro, a ras de césped o en centros bombeados. Ningún defensa supo despejarla con contundencia, ni Irureta atajarla cuando le pasaba cerca. Al final, Ripa cazó un balón cerca de la esquina izquierda del área, se la cedió a Julio Álvarez, y este colgó un balón milimétrico al centro del área pequeña, por donde Manu del Moral se coló entre una defensa completamente fuera de sitio, y con un ligero toque de cabeza batió a Irureta. El árbitro mandó a los dos equipos a vestuarios en cuanto se sacó desde el centro del campo, y el Zaragoza ya se dio por vencido. Porque aquí viene otro de los aspectos que hay que reclamar a Milla: levantar el ánimo de sus jugadores tras ese jarro de agua fría. En la rueda de prensa posterior al encuentro, el entrenador destacaría el bajón moral de su plantilla, cómo se encontraban anímicamente hundidos al descanso. Pero la cuestión es que él no supo levantar esa situación.

De modo que en la segunda mitad, el Zaragoza fue un pelele en manos de un Numancia que, con muy poquito, se alzó con una victoria que, por otro lado, solo puede tacharse como completamente merecida. Se podría decir que en la segunda mitad el equipo soriano se llevó el partido por incomparecencia del rival. Además, aunque al principio el Zaragoza quiso mostrar la intención de pelear el partido, muy pronto se vio que era un espejismo. Para colmo, no pasaron ni diez minutos de la segunda mitad cuando el Numancia culminó la remontada con un remate cruzado de Nacho desde la frontal del área, que apagaba cualquier ímpetu que el equipo de Milla hubiera podido mostrar. De ahí al final, muy poca historia. El Numancia se limitó a asegurar que el Zaragoza no se encontrase con un regalo arriba que pudiera ser aprovechado por sus delanteros. De todos modos, tampoco tuvo que esforzarse mucho. El Zaragoza bajó los brazos, y los errores en controles y pases eran continuos. Barrera dio 20 minutos de descanso a Zapater, pero no fue capaz de cambiar la cara a su equipo. El equipo se va descolgando de la cabeza, y el tirón inicial hacia el ascenso directo ha cambiado por una peligrosa caída libre.

Ficha técnica:

CD Numancia: Munir; Medina, Regalón, Callens, Ripa; Íñigo Pérez, Ruiz de Galarreta (Escassi, 85); Nacho, Julio Álvarez, Marc Mateu (Capilla, 86); y Manu del Moral (Acuña, 75).

Real Zaragoza: Irureta; Isaac (Fran, 60), Marcelo Silva, Cabrera, Casado; Zapater (Alex Barrera, 70); Lanzarote, Morán, Javi Ros, Ángel; y Juan Muñoz.

Árbitro: Pérez Montero (Comité Andaluz). Amonestó a Morán (69), Ruiz de Galarreta (78) y Lanzarote (93).

Goles: 0-1, min. 38: Juan Muñoz. 1-1, min. 45: Manu del Moral. 2-1, min. 53: Nacho.

Incidencias: Tarde fresca en Soria, 19 grados en un día de sol y nubes, con viento. El césped de Los Pajaritos presentó un mal estado, con calvas y baches e, incluso, zonas replantadas más oscuras, como tintadas. En las gradas, mucho menos ambiente que en todas las ocasiones precedentes en este duelo de vecindad, alrededor de 4.000 espectadores, solo 500 zaragocistas.

Marcelo Silva, cabizbajo

Marcelo Silva, cabizbajo

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Una Respuesta “En caída libre (Numancia 2 – Real Zaragoza 1)”

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies