Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

El Real Zaragoza se reivindica en la Copa (Real Zaragoza 1 – Lugo 0)


El Real Zaragoza eliminó anoche al Lugo en la tercera ronda de la Copa del Rey, tomándose la revancha de la derrota liguera del pasado viernes. Natxo hizo uso de las rotaciones para poner en liza a un once que quiso demostrar que puede (y debe) ser tenido en cuenta.

¡Cómo gusta la Copa del Rey en la Romareda! Y más después del negro periplo del último lustro. Tras eliminar con solvencia al Granada, anoche el Real Zaragoza se deshizo del Lugo con un resultado que se antoja corto a tenor de lo visto sobre el terreno de juego. El calendario de la Liga obligó a Natxo a sacar un once inicial plagado de jugadores que por el momento están teniendo un rol secundario en el equipo, pero la intensidad que el equipo puso al partido fue la misma que la del once titular. Con Cristian Álvarez asentándose en la portería, y cuajando ayer una notable actuación, el equipo maño siguió usando la filosofía de su entrenador de jugar con dos laterales de largo recorrido. Julián Delmás por la derecha y Alain Oyarzun por la izquierda hicieron sendos partidazos, y sus constantes incorporaciones al ataque permitían a Papunashvili y a Pombo dejarse caer por el centro, generando situaciones de superioridad ante la defensa rival que servían para generar ocasiones.

De hecho, tras unos primeros instantes de tanteo, el Zaragoza tuvo su primera gran ocasión. Vinícius arrastró a sus marcadores hacia la banda, dejando un enorme hueco en el centro que fue aprovechado por Papunashvili para quedarse solo delante de Roberto. El meta salvó el mano a mano, pero no pudo evitar chocar con el jugador georgiano, deteniéndose momentáneamente el juego. En el Lugo era protagonista Sergio Gil, al que se le veía muy motivado por jugar en la Romareda, y no se dejó arredrar por la pitada que la grada le dispensaba cada vez que tocaba el balón. Sin embargo, el Lugo no encontraba el camino hacia la portería de Álvarez, y poco a poco fue reculando ante el empuje del equipo blanquillo. En esa tesitura, el equipo gallego echó mano del juego duro para tratar de frenar las acometidas del Real Zaragoza, hasta que finalmente el colegiado Cordero Vega amonestó al central Josete poco después del cuarto de hora de juego.

Tan solo cinco minutos después, en una subida de Delmás por la banda combinando con Papunashvili, la defensa no acertó a despejar el balón, y el georgiano se hizo con él en el pico del área, con un quiebro se libró del marcaje de dos defensas, y de un certero zurdazo, anotó el único gol del partido con una bella parábola que hizo venirse abajo a la Romareda. Fue el justo premio para un futbolista que está haciendo un esfuerzo extra para integrarse en la plantilla, debido a la barrera del idioma. Pero no paró ahí el georgiano. Dejó destellos de su calidad a lo largo de todo el encuentro, probando fortuna en alguna que otra ocasión más. También Delmás y Raúl Guti estaban haciendo un partido para enmarcar, todo esfuerzo y generosidad. Poco después fue Alain Oyarzun quien destapó el tarro de las esencias, con un centro chut primero, y una falta directa después, que exigieron lo mejor de Roberto para impedir el segundo gol local. Tan solo Donoso, con una falta lejana que no tocó nadie y que se colaba en la portería local, inquietó un poco a Cristian Álvarez en la primera mitad.

Sergio Gil conduce el balón ante Papunashvili

Tras el descanso, al Lugo no le quedó otro remedio que pisar el acelerador, porque no podían seguir permitiendo al Real Zaragoza ser dueños del balón y controlar el tempo del partido a placer. Tras el cambio en la primera mitad de Sergio Gil por lesión, al que sustituyó un sobresaliente Seoane, el conjunto gallego apostó por una mayor movilidad en la media punta dando entrada a Fede Vico. Pero pese a que el Lugo dominaba, no era capaz de crear ocasiones de peligro. Alain tuvo otra falta directa que sacó astillas de la escuadra de Roberto, y diez minutos más tarde, Vinícius recibió el primer balón franco dentro del área en todo el partido. Su remate fue sin embargo taponado por la defensa, y ahí terminó su participación, porque Natxo decidió retirarle junto a Mikel González (las dos incorporaciones más recientes del equipo) para dar entrada a Borja y Verdasca. El equipo fue sujetando las acometidas del Lugo y generó varias ocasiones a la contra, a pies de Alain, Papunashvili y Borja.

En la recta final del encuentro algunos jugadores acusaron algo de cansancio, sobre todo Eguaras, quien motivó dos claras ocasiones lucenses tras sendas pérdidas de balón. La primera de ellas se resolvió con una falta de Alain que le hizo acreedor de una tarjeta amarilla, y la segunda generó una peligrosa contra conducida por Iriome, quien le puso un balón de oro a Cristian Herrera para que, con un escorzo, rematara sobre el larguero de la portería de Álvarez. Esta vez los hados del fútbol no sonrieron al Lugo, y el Zaragoza aguantó los minutos finales cerrando espacios y buscando contras. Zapater sustituyó a Javi Ros, premio de Natxo González hacia el tudelano, para que se llevara los merecidos aplausos de la grada tras su buen partido. Aún tuvo tiempo Pombo de intentar sorprender a Roberto con un disparo lejano, que le salió muy centrado. El ‘8’ se había cansado de pedir el balón en las jugadas que habían finalizado Papunashvili y Borja, sin recibirlo, así que no dudó en culminar la jugada cuando tuvo oportunidad de hacerlo.

Al final, el equipo realizó un completo partido, y varios de sus jugadores se reivindicaron delante de entrenador y afición. Papunashvili, Delmás, Raúl Guti y Alain rayaron a gran altura, pero lo mejor de todo es que no se puede destacar a alguien que estuviera peor que el resto de sus compañeros. Vinícius promete mucho, Mikel González estuvo correcto junto a un Jesús Valentín que no se complicó, Eguaras y Pombo estuvieron corriendo todo el partido (se entiende el cansancio del medio centro al final), y Javi Ros realizó uno de sus partidos más completos como zaragocista, con muy buena visión de juego. Cristian demostró no tener miedo a salir de debajo de la portería cuando la situación asó lo requería, y se dio el gusto de mantener su portería a cero. El conjunto blanquillo espera rival para la próxima ronda, ya de Primera División, pero si Natxo puede usar estos partidos para que los menos habituales sumen minutos y, sobre todo, crezcan en confianza, llegue a donde llegue este equipo en el torneo del k.o., no se habrá tirado la Copa.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Delmás, Jesús Valentín, Mikel González (Verdasca, 68), Oyarzun; Eguaras, Javi Ros (Zapater, 92); Papunashvili, Raúl Guti, Pombo; y Vinícius (Borja Iglesias, 68).

CD Lugo: Roberto Fernández; Leuko, Josete, Luis Muñoz, Kravets (Iriome, 78); Azeez, Sergio Gil (Fernando Seoane, 37); Guille Donoso, Sergio Díaz (Fede Vico, 58), Albarracín; y Cristian Herrera.

Árbitro: Cordero Vega (Comité Cántabro). Amonestó a Josete (17), Kravets (40), Papunashvili (62) y Oyarzun (85).

Goles: 1-0, min. 21: Papunashvili.

Incidencias: Noche es muy agradable en Zaragoza, con 27 grados y nada de viento. El césped de La Romareda presentó el estado irregular de las últimas dos semanas. En las gradas, alrededor de 12.000 espectadores. En el palco de autoridades estuvo el alcalde de la ciudad, Pedro Santisteve.

Raúl Guti volvió a brillar sobre el maltrecho césped del municipal

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Más historias deReal Zaragoza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies