Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

Derrota crítica (Real Zaragoza 1 – Elche 3)


El Elche desnudó ayer las vergüenzas del Real Zaragoza, aprovechando los regalos que recibió en el área local. La afición encontró pocos resquicios en los que depositar su fe en un equipo que continúa con su aparatosa caída en la tabla clasificatoria.

El Real Zaragoza, y sobre todo su afición, volvió a darse ayer por la mañana un nuevo baño de realidad, en un partido que se va a quedar a medio camino hacia ninguna parte. Marcado en rojo por la prensa como la última reválida de Luis Milla, finalmente la derrota no ha supuesto su destitución. El técnico turolense ha confirmado que él va a seguir hasta que el club le diga lo contrario, de modo que no se prevé una dimisión a corto o medio plazo. Con la plantilla alzando la voz en favor de su técnico a lo largo de la semana, la afición esperaba ver trasladarse al campo esta postura de unión orquestada en las ruedas de prensa. Milla puso su granito de arena alineando un once bastante equilibrado. Con el retorno de Marcelo Silva, José Enrique podía jugar por fin en la banda izquierda. Juan Muñoz se quedó en el banquillo mientras Álex Barrera saltaba al césped para formar un trivote con Zapater y Erik Morán.

Y al principio la cosa parecía funcionar. Barrera en concreto creció por encima de lo demostrado hasta ahora, haciendo que la construcción del juego blanquillo fuese más fluida. No le dolieron prendas a la hora de pedir el balón, ofreciéndose para apoyar a ambos extremos o bajando a buscar la pelota hasta la línea de centrales, para que el equipo no jugara mediante balones colgados buscando una oportunidad de la nada. Por desgracia, no todos sus compañeros estuvieron a la altura. En la zona de peligro Xumetra estuvo especialmente desacertado, y además muy pronto se vio que no estaba todavía al 100%. Las dos primeras carreras le desfondaron, y a partir de ahí perdió la frescura. Después de un cuarto de hora de control pero sin crear auténtico peligro excepto en jugadas de balón parado, el equipo se inquietó. Estaba haciendo bien las cosas, dejando al Elche maniatado en todas las zonas del campo, pero los nervios entraron en juego.

Y no fue porque la grada reclamara más, porque la afición parecía contenta con el desarrollo del partido. El propio equipo se aceleró, se olvidó de jugar por el medio y anuló su propio trivote jugando exclusivamente por bandas o, como no, con balones largos. José Enrique y Fran fueron, por momentos, los mejores jugadores de su equipo. Las posesiones de balón eran cada vez más cortas y menos peligrosas. El Elche se adueñó del control del juego, y parecía que el equipo levantino fuese el que jugaba en casa. Además hacía el fútbol muy fácil, buscando espacios para que sus extremos corrieran persiguiendo balones largos para jugar con sus delanteros. Y entonces fue cuando la zaga blanquilla abrió la tienda de regalos. Concretamente, Cabrera e Irureta, en una aciaga mañana, se las apañaron para permitir cuatro ocasiones clarísimas en un intervalo de quince minutos. Pelayo en dos ocasiones y el eterno Nino aprovecharon tres de ellas, mientras el equipo quedaba noqueado, la afición enfurecida, y el entrenador ponía a calentar antes del descanso a Juan Muñoz y Edu García. Aún tuvo ocasión de marcar Ángel en un difícil remate de primeras tras un saque de falta de Lanzarote, pero el balón se encontró con Juan Carlos en su camino a las mallas.

Erik Morán trata de superar a Dorca

Erik Morán trata de superar a Dorca

El delantero sevillano saltó al césped al inicio de la segunda mitad en lugar de Barrera, de modo que el equipo se encontró con la imperiosa necesidad de atacar, pero sin el orden que se había podido ver al inicio del encuentro. Pese a ello, la determinación ofensiva del conjunto maño se tradujo en la primera buena jugada trenzada de ataque, conducida por el centro y escorada a la banda izquierda. Cuando Xumetra se hizo con el balón en la esquina del área, en lugar de buscar a sus delanteros optó por rematar él mismo, buscando la escuadra ilicitana. El remate salió absurdamente desviado, y el extremo se tiró al césped alegando una lesión. Milla sacó inmediatamente a Edu García, muy aplaudido por la grada, que no entendía porqué ese cambio no había sido realizado ya al descanso, como el de Juan Muñoz. Edu, bastante discutido por su propio entrenador, firmó su mejor actuación de la temporada, reclamando con ella no solo más minutos, sino directamente la titularidad. Sobre todo mientras Xumetra acaba de recuperarse del todo.

Todavía no corría el minuto 60 y Milla realizó su tercer cambio, retirando a Erik Morán para dar entrada a Javi Ros. El tudelano fue un pulmón para el Real Zaragoza, pero tal vez el cambio más adecuado hubiera sido por Zapater. El capitán acabó el partido muy cansado, y en alguna ocasión se le vio renqueante tras un encontronazo con algún jugador rival. Milla debería dosificar al ejeano para no tener en su debe otra lesión como la de Cani. Con menos creadores sobre el campo, el juego del Zaragoza pasó a ser muy directo, y en ocasiones los jugadores parecían hacer la guerra por su cuenta, en lugar de atacar como un equipo. Pero no se podía negar que el Zaragoza le había robado la tostada al Elche, que se quedaba viéndolas venir mientras los locales atacaban en oleadas casi sin descanso, y en ocasiones, de modo suicida. Más de una falta botada desde 35-40 metros tenía como planteamiento poner a todos los jugadores por delante de Lanzarote, el encargado de botarlas. Tan solo Irureta se quedaba detrás de él.

Tal ímpetu ofensivo, pese a su desorden, se vio recompensado en el minuto 62. Una jugada iniciada desde la derecha se paseó por la frontal del área del Elche, llegando por fin a Edu García tras recibir un pase trastabillado de Javi Ros. El ’11’ blanquillo quebró a su defensor, y puso un balón raso en el corazón del área entre un mar de piernas ilicitanas. Ángel fue el más listo de todos, y en un justo premio a todo su trabajo, marcó el único gol de su equipo. El delantero canario exigió a la grada el apoyo para lanzar al equipo a por la remontada, y la grada respondió. Pero Toril no iba a dejar escapar su presa tan fácilmente. Introdujo sus cambios para blindar mejor el centro del campo y la defensa, y el equipo se dedicó a buscar el contragolpe y a perder tiempo. Con el tercer cambio, hecho después de que el jugador que iba a ser sustituido se tirara al suelo reclamando atención médica, el Elche consiguió romper definitivamente el ritmo del Real Zaragoza, quien vio con impotencia cómo se escapaban los minutos y ya no se creaban ocasiones con tanta facilidad.

Juan Muñoz tuvo dos muy claras, un remate a bocajarro que no acertó a precisar y que Juan Carlos desvió a córner como pudo, y un saque de falta directa que se estrelló en el lateral de la red. Al final los errores pasaron demasiada factura, y los tres puntos volaron de la Romareda, dejando al equipo en situación crítica y a su entrenador a pies de los caballos. La directiva, que recibió su primera pitada de la temporada, ha delegado la decisión del futuro de Milla en manos de Narcís Julià, y parece que todavía va a tener ocasión de enmendar la espiral descendente de su equipo. El equipo le ha dado pistas de por dónde tirar: Barrera y Edu García se postularon ayer, mientras otros como Xumetra, Irureta o Cabrera perdieron muchos enteros. Tiempo queda para trabajar. De momento, esta semana no hay descanso de cara a la visita la próxima semana al Valladolid. Partido decisivo, pues una derrota y otros resultados pueden meter al conjunto en zona de descenso. Y eso sí que sería crítico.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Irureta; Fran, Marcelo Silva, Cabrera, José Enrique; Zapater, Morán (Javi Ros, 57), Alex Barrera (Juan Muñoz, 46); Lanzarote, Xumetra (Edu García, 48); y Ángel.

Elche CF: Juan Carlos; Rober, Pelegrín, José Ángel, Edu Albacar; Alex Fernández, Dorca; Pedro, Pelayo (Josete, 80), Hervías (Liberto, 76); y Nino (Guillermo, 68).

Árbitro: Cordero Vega (Comité Cántabro). Amonestó a Edu Albacar (78), Cabrera (82) y Pedro (86).

Goles: 0-1, min. 28: Pelayo. 0-2, min. 34: Nino. 0-3, min. 44: Pelayo. 1-3, min. 63: Ángel.

Incidencias: Partido matinal (12.00) en el último día de las fiestas del Pilar. Mañana agradable, soleada, con 15 grados. En las gradas, alrededor de 16.000 espectadores. El césped presentó un buen estado, quizá algo blando.

Juan Muñoz y Ángel se lamentan tras una clara ocasión fallada por el sevillano

Juan Muñoz y Ángel se lamentan tras una clara ocasión fallada por el sevillano

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies