Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

Cambio de tercio (Real Zaragoza 1 – Granada 1)


El Real Zaragoza de Natxo González cosechó su primer punto de la temporada en un encuentro en el que mereció más. Tras adelantarse en el marcador, el Granada quedó a merced del equipo local, y el empate supo a poco por los méritos de unos y otros.

Tarde lluviosa en la Romareda para levantar el telón al campeonato liguero 2017/18. El público que asistió pese al mal tiempo se encontró con dos partidos por el precio de uno. El Granada de José Luis Oltra marcó un lento tempo de partido, y el Zaragoza se contagió de ese ritmo cansino. Con pocas ideas en el ataque por medio de los locales, el Granada, pese a tener menor posesión de balón, empezó a tomar antes el pulso al partido. Empezando la presión al Real Zaragoza desde su punta de ataque, gracias a unos activos Joselu y Machis, obligaron a Javi Ros (titular hoy en lugar de Febas) a bajar a la altura de Zapater y Eguaras para buscar salida al balón.

Con la misma lentitud con la que transcurría el encuentro, iban produciéndose las aproximaciones a ambas áreas. Joselu fue el primero en probar fortuna, mientras que Grippo remató sin peligro un córner botado por Buff. Pedro, pitado por la grada en su regreso a la Romareda, lanzó una falta directa que se escapó por alto. Borja Iglesias, muy enchufado y peleón con los centrales contrarios, aprovechó un error en el despeje de Germán para plantarse solo ante Javi Varas, quien impidió el gol a medias entre la manopla y el rostro.

Pero este Zaragoza sigue haciendo favores a sus rivales en las inmediaciones del área de Ratón. Un pase atrás de Eguaras a Valentín se quedó corto, el central no se decidió a salir a buscarlo, y Espinosa se lanzó hacia el área como una bala. Valentín le detuvo en falta al borde del área, viendo la amarilla por la acción. Pedro probó fortuna esta vez con un disparo raso que pasó por debajo de toda la barrera, sin que Ratón pudiera reaccionar, y estableciendo el 0-1 en el marcador. La maldición de los ex jugadores volvió a sobrevolar la Romareda.

El equipo se quedó unos minutos lamiéndose las heridas, intentando ensanchar el campo con las bandas gracias a subidas de Benito y de Ángel, muy participativos. Benito en especial hizo un trabajo defensivo formidable, secando una y otra vez a Machis. La Romareda, muy silenciosa hasta el gol del Granada, empezó a animar tímidamente a su equipo. Y entonces empezó el segundo partido. No se puede individualizar en un solo jugador el punto de inflexión que hizo que el Zaragoza empezase a funcionar, porque rayaron a gran altura varios jugadores, como ambos laterales, Eguaras, Zapater o Borja. Pero el catalizador de todo fue Oliver Buff.

El suizo, inédito la jornada anterior jugando desde la banda, encontró un oasis en el espacio a la espalda de Borja. Además, puso bastante peligro a balón parado. Lo lanzó todo mientras estuvo sobre el césped, con una excepción. Sus saques de esquina tienen mucha intención, y casi llegó a batir a Javi Varas intentando un gol olímpico. El equipo fue creciendo, y la grada se fue animando. Retroalimentándose entre sí, consiguieron que el partido llegara al descanso con un control total por parte del conjunto maño. Casi se consiguió el empate tras una gran jugada de Buff, quien recibió un pase medido de Benito, para ponerle el esférico a Borja, cuyo remate salió rozando la escuadra.

Buff disputa un balón por alto

En la segunda parte el Zaragoza esperaba que el Granada hubiese espabilado, para tratar de evitar el arreón del equipo local, por detrás en el marcador. Sin embargo, el Granada se dedicó a contemporizar, dejando pasar los minutos sin apenas crear juego. Espinosa estaba perdido, Machis no pasaba del centro del campo, y donde en la primera mitad el Zaragoza se tropezaba una y otra vez con un muro defensivo, ahora había huecos por todas partes. Eguaras le puso un balón a Pombo dentro del área nazarí que el canterano remató de primeras, haciendo a Javi Varas emplearse a fondo para evitar el empate.

Borja se las veía y se las deseaba con los centrales del Granada, que no dudaban en pararle en falta constantemente. Sus reclamaciones a Vicandi Garrido para que mostrase amarilla eran infructuosas. Sin embargo, en el minuto 69, fue objeto de penalti por parte de Germán. El delantero agarró el balón, lo puso sobre el punto de penalti, y batió a Varas subiendo el empate al marcador. Natxo movió el banquillo y sacó a Toquero por Pombo. El Granada no cambió su apática forma de jugar, y el Zaragoza se lanzó a por la victoria.

Trenzando un juego muy bonito y efectivo, el Zaragoza encerró al Granada en su área, y los laterales se sumaban al ataque como si fueran una segunda línea de media puntas. De hecho, Ángel tuvo la ocasión de rematar una trompicada jugada que sus compañeros no acertaron a terminar, pero sin puntería. Más tuvo Toquero, demasiada tal vez, cuando tras un quiebro dentro del área estrelló el balón contra el poste. Toquero estuvo enorme, robando balones a los rivales y generando ocasiones de peligro, así como rematando varios centros de sus compañeros.

Todavía hubo un ingrediente más cuando el colegiado expulsó a Baena por doble amarilla en el minuto 79. El Granada se encerró atrás y aguantó el chaparrón, mientras perdía tiempo como podía. Zapater puso a prueba a Varas con una falta directa que se colaba por la escuadra, hasta que el guardameta lo despejó a córner, en la única falta que no lanzó Buff. El suizo dejó su sitio a Papu, quien tuvo tiempo de probar desde fuera del área, encontrándose con un seguro Javi Varas. Dos ocasiones de Toquero en los minutos finales no encontraron puerta, y el marcador no se movió más.

El Zaragoza dejó el césped con un sabor agridulce, porque fue muy superior a un rival que empezó el partido siendo el controlador del juego, para acabar por ausentarse del mismo, preocupándose solo de evitar encajar un gol. Y el mérito por ello hay que otorgárselo al equipo de Natxo González, equipo que se retiró a los vestuarios ovacionado por su afición, pese a que el marcador no fuera el deseado. Sigue habiendo que pulir alguna cosa (el error que provocó el gol rival fue totalmente evitable), pero se empiezan por fin a dejar ver señas de identidad en este equipo.


Ficha técnica:

Real Zaragoza: Ratón; Benito, Valentín, Grippo, Ángel Martínez; Zapater, Eguaras (Febas, 77); Javi Ros, Buff (Papunashvili, 84), Pombo (Toquero, 71); y Borja Iglesias

Granada CF: Javi Varas; Víctor Díaz, Menosse, Germán (Charlie, 84), Alex Martínez; Baena, Montoro; Pedro, Espinosa (Alberto Martín, 62), Machis (Puertas, 71); y Joselu.

Árbitro: Vicandi Garrido (Comité Vasco). Expulso a Baena por doble amarilla (42 y 79). Amonestó a Jesús Valentín (22), Eguaras (35) y Pombo (67).

Goles: 0-1, min. 23: Pedro. 1-1, min. 70: Borja Iglesias, de penalti.

Incidencias: Tarde tormentosa en Zaragoza, muy nublada, con lluvia intermitente desde dos horas antes del choque y 22 grados, nada de calor. El césped presentó un buen estado, con algunos hongos en determinadas zonas del campo. Asistieron al partido alrededor de 15.000 espectadores. En el palco estuvieron los exfutbolistas del Real Zaragoza Cani, Delio Toledo y Ander Herrera.

Benito se escapa de Machis

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies