Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

La Voz de la Afición: Ander Herrera, un futbolista de raza


Ander Herrera (Bilbao, 14/08/1989) es campeón de Europa de clubes, tras ganar anoche con el Manchester United la UEFA Europa League. Elegido MVP de la final, Ander también ha sido escogido por su afición como el mejor jugador del año. Es un futbolista diferente, de otros tiempos, con un conocimiento y un amor por su deporte que ya no se ve hoy día.

Ander Herrera es un maño nacido en Bilbao. Podría decir que los maños también nacemos donde queremos, pero lo cierto es que Ander nació donde quiso su padre, bilbaíno como él. Se podría especular (de hecho, mucho se ha especulado al respecto) que la intención de Pedro Herrera era que su hijo, en caso de que siguiera sus pasos como futbolista, tuviera la oportunidad de ser fichado por el Athletic Club de Bilbao, dada la política del club vizcaíno de fichar a jugadores nacidos en el País Vasco. No incidiré por ahí, primero porque me parece muy irresponsable opinar sobre cómo otras personas ejercen su paternidad, y segundo porque el Athletic Club en realidad relaja un tanto dicha política de fichajes, abriendo el abanico a jugadores que tengan raíces vascas aunque hayan nacido fuera de Euskadi. Lo más lógico es buscar la explicación más sencilla: Pedro quiso que su hijo naciese en la misma ciudad en la que había nacido él, además de que el alumbramiento de Ander se produjo semanas después de la retirada de Pedro como futbolista, así que es natural que Pedro estuviese en su ciudad natal en esas fechas.

Lo que no se puede negar es que a Ander el fútbol le corría por las venas. Y no solo es que le gustara jugarlo, como a muchos críos que han pasado incontables horas de su infancia dando patadas a un balón. Es que ya desde muy pequeño daba muestras de una madurez impropia de su edad, como cuando ganó el campeonato de España Alevín de fútbol 7, donde fue escogido mejor jugador del torneo. Cuando le entrevistaron las cámaras de Canal+, uno parecía estar escuchando a un futbolista quince años mayor. No sólo por cómo decía las cosas, alejado del típico caso de futbolistas que delante de los micrófonos tira de tópicos una y otra vez, y se pega la vida hablando con la prensa deportiva sin decir apenas nada a lo largo de los años. Principalmente, por las cosas que Ander decía. Siempre mostrando un respeto absoluto por el deporte que ama, y aún más, por la historia de dicho deporte. Eso sitúa a Ander más cerca de los aficionados que de los futbolistas. Ander es uno de esos locos por el fútbol, que escucha nombres como San Mamés u Old Trafford, y sabe que se está hablando de una catedral y de un teatro de sueños, cuyas tradiciones y peso histórico hay que conocer y respetar.

Ander Herrera, aquellos maravillosos años

No andaba corto de mitos Ander en el Real Zaragoza, tampoco. El equipo que había disfrutado de los Magníficos, de los Zaraguayos, de la Recopa de París. De noches históricas ante grandes de Europa, como la Roma, el Ajax, el Borussia Dortmund o el Chelsea. A veces se ganaba, a veces no. A veces venía un Real Madrid y nos pintaba la cara. A veces venía y les metíamos media docena de goles. Y al Barça de Cruyff también. Ese Barça que tras sufrir un revolcón en la Romareda y llevarse un 6-3, se convirtió en el Dream Team. Nuestro Zaragoza. Su Zaragoza. Porque Ander es tan zaragocista como cualquiera de nosotros. Y por eso nos conoce tan bien y no deja que la particular idiosincrasia de la afición blanquilla afecte a su zaragocismo.

Porque la tierra de Baltasar Gracián, autor de “El Criticón”, se caracteriza por alabar lo que viene de fuera, aunque sean medianías, al tiempo que menosprecia el trabajo y el esfuerzo de los paisanos. Ander, inteligente como es, se supo poner una coraza que le inmunizara contra el aluvión de críticas que recibió, simplemente por ser de aquí. Que si juega por ser hijo de quien es… Que si su padre fue eliminando sistemáticamente de la cantera a cualquier futbolista que pudiera ser mejor que Ander para asegurarse de que su hijo llegara al primer equipo… La grada no había visto semejante talento proveniente de la cantera desde Cani. Pero bueno, al de Torrero también se le ha criticado con saña.

Lo peor de todo, sin embargo, era un factor externo a Ander Herrera. En el momento de su salto al primer equipo, el Real Zaragoza era propiedad de Agapito Iglesias, quien con su particular forma de entender los negocios (compro pero no pago, luego acumulo deuda, luego debo vender a los jugadores franquicia del equipo para aliviar momentáneamente el presupuesto del club) tuvo que vender a Ander cuando alcanzó su mejor momento en el Real Zaragoza. Lo malo es que, como club vendedor, el Real Zaragoza siempre ha puesto precios de saldo a sus mejores jugadores. Ay, si hubiésemos vendido como lo hacía el Sevilla… Pero las urgencias económicas impedían que el club blanquillo se descolgara con solicitudes de traspasos millonarios. Y Ander hizo las maletas con destino a Bilbao. Como parecía que estaba escrito en su destino. Y eso que el club vasco ya había intentado su fichaje cuando se encontraba en las categorías inferiores, pero él, zaragocista como nosotros, se dijo que ya habría tiempo para irse, que antes que eso tenía que cumplir su sueño de ser jugador del Real Zaragoza. Gracias por eso, Ander. Gracias por darlo todo por estos colores.

Ander con la zamarra rojiblanca del Athletic Club

En el Athletic Club, Ander creció mucho como futbolista a las órdenes de Marcelo Bielsa. Desde el primer momento hizo todo lo posible por identificarse con la historia y el peso de esa camiseta. Ayudó mucho el modo en el que Bilbao vive el fútbol, de una manera mucho más apasionada que la que se ve por Zaragoza. Más cercana a lo que sucede en Inglaterra. Jugó competición europea, llegando a una final de la Europa League, y perdiéndola ante el Atlético de Madrid. Su papel cada vez más destacado en el equipo vasco llamó la atención del Manchester United, quien se planteó ficharle en 2013. Finalmente, el United se decidió por el belga Marouane Fellaini, adquiriendo un centrocampista de un perfil absolutamente opuesto al de Ander. Bielsa dejó el club bilbaino y fue sustituido por Ernesto Valverde, otra apuesta futbolística de la que Ander también tuvo ocasión de aprender, ampliando y mejorando en su juego.

El año siguiente regresó el interés del Manchester United, después de un año decepcionante, el primero tras la retirada de Sir Alex Ferguson. David Moyes cosechó fracaso tras fracaso y no acabó la temporada en el banquillo de Old Trafford. Tras un breve paso por el mismo de Ryan Giggs como entrenador-jugador, el United fichó a Louis Van Gaal, y en la terna de fichajes de ese verano llegó Ander Herrera. Como le sucedió en el Athletic Club, tardó en entrar en los planes de su entrenador, ya que el holandés prefería un fútbol más directo, y Fellaini era pieza principal como jugador al que enviar balones altos para que él los bajara y habilitara a sus compañeros. Pero poco a poco Ander fue entrando en el equipo, destacando cada vez más. La prensa española se fue haciendo eco de su papel protagonista, y él nunca dejaba de acordarse de sus años en el Real Zaragoza y en el Athletic Club. Desde luego en Manchester tienen que conocer al Real Zaragoza por las veces que Ander lo ha nombrado a lo largo de los años.

Van Gaal tampoco fue la solución del United para volver a ser grande. Su última liga data de la época de Ferguson. Y con un juego que aburría a todo el mundo y para colmo tampoco ganaba partidos, el club decidió prescindir de él y tirar la casa por la ventana fichando a José Mourinho. Parecía que el juego de Ander era incompatible con las ideas de Mourinho, y de hecho al principio entraba y salía del equipo con intermitencia. Mourinho descubrió pronto que este año tampoco iba a competir por la Premier, y se centró en el objetivo real del United: clasificarse para la próxima edición de la Champions. Para ello contaba con dos opciones, una a través de la clasificación liguera y otra siendo campeón de la Europa League. Mourinho apostó entonces por retrasar la posición de Ander en el campo, situándole por delante de la defensa. Y Ander respondió. Se echó el equipo a la espalda, y se convirtió en el núcleo de un once que contaba con De Gea en la portería e Ibrahimovic en la delantera. La afición se lo reconoció escogiéndole como jugador del año.

El Manchester United ofrece la Copa de la UEFA Europa League a su ciudad

El United no podía pelear el título de liga, pero encadenó una racha de 25 partidos sin perder que lo situó bastante bien en la pelea por los puestos que dan acceso a la Champions. Paralelamente fue avanzando rondas en la Europa League hasta clasificarse para la final, momento en el que Mourinho hizo su apuesta más arriesgada, y tiró el final de liga (donde dependía de sí mismo para alcanzar el cuarto puesto) para centrarse en derrotar al Ajax, ya que de ese modo se saltaba la fase previa y accedía directamente a la fase de grupos. El atentado terrorista de este pasado lunes en el Manchester Arena puso un punto extra de presión sobre el equipo, que anoche respondió maniatando a un Ajax que no inquietó apenas a su rival, en un partido en el que Ander fue designado “Man of the Match”, el mejor jugador del encuentro. Ander volvió a tener un gesto de caballero futbolístico cuando, entrevistado por la televisión española que emitió la final (beIN Sports), se acordó de sus compañeros y amigos del Athletic Club de Bilbao, con los que perdió aquella otra final de la Europa League.

Ander, como amante del deporte rey que es, ha tenido diferentes y variados referentes a lo largo de su carrera deportiva. Ha podido cumplir su sueño de debutar con el equipo de su corazón, su (nuestro) Real Zaragoza. Ha tenido como estadios locales a la Romareda, a la Catedral, al Theatre of Dreams. Ha recordado a mitos como Canario, Santos, Marcelino, Villa y Lapetra, como Nayim, como Pichichi, Zarra o Iríbar, como Bobby Charlton, Matt Busby, Bryan Robson o Ryan Giggs. Respetando la historia de los equipos a los que ha pertenecido y comportándose de manera acorde a ella, se ha ganado los corazones de tres aficiones. ¿Lo mejor? Dos cosas. La primera es que no tiene techo. Ya ha empezado a entrar en los planes de Julen Lopetegui para la selección absoluta (ya es campeón de Europa sub-21), aunque le haya dejado fuera de la última convocatoria. Y ahora que el F. C. Barcelona va a fichar a Ernesto Valverde como entrenador, la prensa catalana ya ha deslizado la primera petición del técnico a la dirección deportiva: Ander Herrera.

La segunda es que Ander ha dicho, por activa y por pasiva, que volverá al Real Zaragoza. Por mí no hace falta que lo haga, Ander es y será siempre zaragocista. A día de hoy el equipo le puede ofrecer las oportunidades que está disfrutando, como ganar un título continental. Y da un poco de pena pensar que le pueda pasar lo que este año a Cani, caer en manos de entrenadores irresponsables que lo han asfixiado y exprimido, sin saber dosificarle, de modo que Cani, más que disfrutar, está sufriendo su regreso. Yo no quiero eso para Ander, puede volver incluso tras retirarse y le ponemos de Presidente, si hace falta. Lo que sí sabemos es que, siempre que pueda, se escapará desde Manchester para acercarse a la Romareda a ver un nuevo partido de su equipo. Por mucho que sufra viéndolo. Como nosotros.

Ander en la Romareda

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies