Ir a…
RZFansen Google+RSS Feed

Alerta roja (Sevilla Atl. 2 – R. Zaragoza 1)


El Real Zaragoza salió derrotado de su visita de anoche al Sánchez Pizjuan, en el estreno de la equipación “tomate”. Los errores de Luis Milla condenaron a un equipo que hasta ese momento luchaba por llevarse los tres puntos de la capital hispalense.

Varapalo, jarro de agua fría, desilusión… Tiren del tópico que quieran, porque la vida, lejos de la Romareda, sigue igual. O casi, en realidad. Porque esta vez el equipo peleó sobre el césped y plantó cara, en mayor o menor medida, a un rival que, por muy filial que sea, salió a morder y a sudar sangre. Tanto fue así que se puede decir con toda tranquilidad que el control de la primera mitad correspondió a los locales, pero el Zaragoza no le perdió la cara al partido y en la segunda parte fueron los que tomaron la sarten por el mango. Hasta que apareció Luis Milla, claro.

Pero no adelantemos acontecimientos todavía. Hay que reseñar también los aciertos del turolense, el primero de ellos la alineación en el once titular de José Enrique, en lo que resultó ser un notable debut con la elástica zaragocista. El lateral izquierdo jugó de central por el lado derecho por la sanción de Marcelo Silva debido a la acumulación de amonestaciones, y rayó a un gran nivel. Solo cabe preguntarse por el futuro de la defensa maña si el propio entrenador considera que la mitad de los centrales de su plantilla no merecen su confianza.

El partido no tuvo mucho que contar en el aspecto táctico. Ambos equipos parecían más bien dos púgiles lanzándose golpes sin una estrategia clara. Milla volvió a alinear a Javi Ros en la banda izquierda para cubrir la suplencia de Xumetra, quien se acaba de recuperar de una lesión. Y Zapater y Erik Morán se veían superados en número en un centro del campo demasiado poblado de sevillistas, puesto que el equipo hispalense no jugó con un delantero nato, sino con una línea de mediapuntas muy ofensiva. De tal suerte que las primeras ocasiones cayeron del lado del bando local, en sendos manos a mano de Curro y de Ivi que Irureta pudo solventar no sin dificultades.

En el Zaragoza Ángel y Juan Muñoz se alternaban en la punta y mediapunta, con el delantero canario jugando generalmente más adelantado. A los veinte minutos, disputó un balón que parecía ir a perderse por la línea de fondo, y tan solo el guardameta local Caro fue a por ese balón. Ángel ganó la carrera y fue derribado por el portero dentro del área, pero ambos cayeron fuera, y el colegiado escamoteó un claro penalti al conjunto aragonés. Lo del Zaragoza este año con las penas máximas está siendo de juzgado de guardia. Lanzarote intentó una de sus genialidades, pero la defensa andaluza despejó el balón cuando ya se colaba en su portería.

Zapater y Ángel felicitan a Juan Muñoz tras conseguir marcar el único gol de su equipo

Zapater y Ángel felicitan a Juan Muñoz tras conseguir marcar el único gol de su equipo

En el resto de la primera mitad ambos equipos fueron acumulando ocasiones, sobre todo el Real Zaragoza, pero ninguna fue clara. El Sevilla Atlético parecía manejar el encuentro, y al descanso se llegó con el empate inicial en el marcador. En la segunda mitad, sin embargo, se volvieron las tornas. Javi Ros, perdido en la banda, se volcó hacia el centro del campo, igualando las fuerzas en ese campo de batalla, y dejando la banda para Ángel o Juan Muñoz. El equipo de Milla empezó a acumular oportunidades. Zapater y Ángel pusieron a prueba a Caro desde fuera del área. Muñoz cruzó demasiado un remate y casi inauguró el marcador.

Lo hizo segundos después. El saque de Caro fue controlado por el Zaragoza, y el balón le llegó a Ángel, escorado a la izquierda. Se lo puso medido a Juan Muñoz quien, rompiendo el fuera de juego, necesitó un primer toque para controlar el pase, un segundo para superar a Caro, y en tercero para marcar a puerta vacía el 0-1. No lo celebró por respeto a la afición de su club de procedencia. No se quedó allí la cosa. Muñoz estuvo a punto de emular a Johan Cruyff en el famoso remate con el que el holandés marcó uno de sus mejores goles en su estancia en el Barcelona, pero golpeó mal el balón y no vio portería.

El Sevilla empezó a espabilar. Pozo hizo lucirse a Irureta con un auténtico paradón en respuesta a su buen remate. Diego Martínez se la jugó dando entrada a un centrocampista más, Schetino. Y llegó el momento en el que el partido tomó un rumbo completamente distinto. Lanzarote dispuso de un libre directo en la frontal del área, que Caro despejó in extremis cuando se colaba por la escuadra. A renglón seguido, Ivi conseguía empatar aprovechando la pasividad de la defensa maña, que le permitió combinar con Borja Lasso desde la frontal del área hasta unos pocos metros de la portería de un vendido Irureta.

Milla retiró a Javi Ros para dar entrada a Xumetra, con lo que de nuevo dejaba en centro del campo a merced del conjunto local. Este error le costaría carísimo al equipo aragonés. Porque de repente se quedó sin capacidad de reacción. El Sevilla Atlético se dispuso a atacar sin cuartel el área de Irureta, y tras dos clarísimas ocasiones con remates de Diego González y de Matos (dos defensas, ojo), de nuevo Ivi marcó otro gol para firmar la remontada, con un cañonazo disparado desde dentro del área aprovechando un mal despeje de Erik Morán.

La respuesta de Milla fue retirar al propio Morán y a Lanzarote en un doble cambio que dio entrada a Barrera y Fran, y que terminó de matar al equipo. Jugando con más corazón que orden, el conjunto maño no quiso dar por perdido el partido, pero el Sevilla Atlético supo parar muy bien el encuentro con “el otro fútbol”: pérdidas de tiempo, lesiones (fingidas o no), faltas provocadas… Todavía tuvieron ocasión de rematar alguna jugada Ángel y Juan Muñoz, pero sin llevar auténtico peligro a la portería de Caro. El resultado final supone un fiasco más, que dificulta las aspiraciones de ascenso del club, y añade otro motivo de preocupación sobre la figura de Luis Milla, quien no encuentra la solución al problema de juego porque sigue reincidiendo en los mismos errores partido tras partido.

Ficha técnica:

Sevilla Atlético: Caro; Carmona, Diego González, Bernardo, Matos; Yan Brice, Fede San Emeterio (Schetino, 60); Curro, Borja Lasso, Ivi (Cristian González, 83); y Pozo (Borja San Emeterio, 92).

Real Zaragoza: Irureta; Isaac, Cabrera, José Enrique, Casado; Zapater, Morán (Alex Barrera, 74), Javi Ros (Xumetra, 63); Lanzarote (Fran, 74), Ángel; y Juan Muñoz.

Árbitro: Alberola Rojas (Comité Castellano-Manchego). Amonestó a Lanzarote (20), Yan Brice (60) y Borja Lasso (93).

Goles: 0-1, min. 55: Juan Muñoz. 1-1, min. 62: Ivi. 2-1, min. 73: Ivi.

Incidencias: Tarde-noche muy calurosa en Sevilla, con 30 grados al inicio del partido. El césped presentó un estado impecable. En un Sánchez Pizjuán con casi 43.000 butacas de aforo, la asistencia fue de 7.130 espectadores, todos ubicados en la tribuna principal, ya que el resto del estadio no se abrió al público.

José Enrique, que completó un buen debut, trata de frenar a Borja Lasso

José Enrique, que completó un buen debut, trata de frenar a Borja Lasso

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies