Ir a…
RSS Feed

Media vida (Real Zaragoza 1 – Mallorca 0)


César Láinez continúa invicto como entrenador del Real Zaragoza, y su equipo suma tres puntos que abren brecha con la zona de descenso. Sin tener asegurada la permanencia aún, esta victoria se cimenta en el esfuerzo de un conjunto que está sacando frutos del trabajo bien hecho.

Ya no cabe la menor duda. Al Real Zaragoza le ha cambiado la cara con el último cambio al frente de su banquillo. Desde la llegada de César Láinez, el equipo ha sumado ocho puntos de doce posibles, y de esos cuatro puntos que volaron se tiene más la sensación de haberlos perdido que no de haber conseguido dos empates “y gracias”. Cierto es que el Zaragoza de Láinez tiene dos caras muy diferenciadas, una que surge cuando no va por delante en el marcador, y otra que se muestra cuando se lleva ventaja. La primera es la cara de un equipo hambriento y comprometido, que es capaz de levantar a la gente de sus asientos con combinaciones al primer toque por parte de medio equipo, y que no para en la presión y en la creación de ocasiones hasta que marca gol.

La segunda es un poco más complicada de disfrutar. El equipo se dedica a contemporizar, a dejar jugar al rival, a esperar el error o una pérdida de balón para salir a la contra y tratar de rematar el partido. El aficionado piensa que jugando siempre con la ambición mostrada en el momento del pitido inicial, no se sufriría tanto en los minutos finales. Pero claro, Láinez juega con lo que tiene. Y lo que tiene es un equipo que, como ha ocurrido en los últimos años, llega a estas alturas de campeonato muy justo de gasolina. Con un estado físico precario en general, no se pueden pedir 90 minutos como los primeros 45. Y eso que hay bastantes futbolistas que no escatiman en el esfuerzo a lo largo de cada minuto que disputan.

Hoy llegaba a la Romareda el segundo de los tres rivales inmerso en la zona de descenso contra los que hay que jugar de manera consecutiva. El cambio de entrenador en los bermellones también ha buscado una reacción del equipo, aunque para ello haya que cambiar a varios de los titulares. Es decir, Sergi Barjuán ha hecho lo mismo que César Láinez. Pero el Mallorca tiene la desventaja de jugar con la urgencia que supone tratar de abandonar la parte más baja de la tabla clasificatoria. Esa desventaja que te hace propenso a cometer errores cuando menos te lo esperas, o que te hace perder los nervios cuando las cosas no salen bien.

Láinez ha repetido el once inicial que puso en su primer encuentro, ante el Elche, gracias al retorno de Cabrera y Lanzarote, y el equipo ha jugado bastante cómodo los primeros minutos del encuentro. Barjuán ha salido muy valiente, tratando de mantener el control del esférico y haciendo una presión bastante efectiva en la línea de tres cuartos blanquilla, dejando a Pombo y Edu Bedia huérfanos de balón. Pero el que ha aparecido, siendo de nuevo decisivo, ha sido Lanzarote. Suya ha sido la primera ocasión local, cuando a punto de cumplirse el cuarto de hora de juego ha rematado por encima del larguero un balón que le ha llegado tras un despiste de la zaga bermellona.

Isaac trata de superar a Brandon

En el 20 de nuevo Lanzarote ha probado fortuna con un disparo colocado que ha detenido sin problemas Santamaría. Poco a poco se iba estirando el Real Zaragoza, mientras que el Mallorca no inquietaba la portería de Ratón pese a controlar el balón muy a menudo. Por fin, tras otro par de ocasiones marradas por los maños, vino el gol, esta vez de balón parado. Lanzarote puso un balón muy bombeado al segundo palo, Santamaría se desubicó tratando de atajarlo, y Ángel lo envió de cabeza a la red, confirmando el idilio que está viviendo con el gol en los últimos partidos. Y aún tuvo otra ocasión al borde del descanso, cuando el equipo robó un balón a la defensa mallorquina y buscó un disparo ajustado al poste que se le escapó por centímetros.

Tras el descanso, el público ya se esperaba lo que iba a suceder. Nada más perder el Zaragoza la primera posesión de balón que tuvo, el Mallorca estuvo combinando durante un minuto y medio sin que ningún jugador local tocara el esférico, acercándose cada vez más al área de Ratón. Al final no fueron capaces de rematar una jugada, pero a la grada no le gustó nada ver a su equipo recular de esa manera. Pero el reloj fue avanzando, y el Mallorca no sabía sacar partido del control del balón que le permitía el Zaragoza. Sergi realizó un doble cambio tratando de generar ocasiones de gol, pero las primeras de la segunda mitad llevarían sello zaragocista.

Tras un remate desviado de Zapater como consecuencia de un saque de esquina, Láinez sustituyó a Edu Bedia por Cani, y el equipo empezó a combinar con más peligro. A la contra tuvo Ángel la ocasión de firmar el segundo, pero Joan Oriol lo impidió despejando el balón en el último momento. Poco después Ángel culminó otra contra con un disparo que se fue desviado. No fue hasta el minuto 71 que el Mallorca disparó por primera vez en todo el partido, y casi fue por error. Una jugada trompicada permitió a Lago Junior plantarse delante de Ratón, pero el guardameta estuvo ágil y sacó el remate del delantero rival.

De ahí hasta el final, ambos equipos fueron descosiéndose poco a poco, lo que generó un estado de nervios en el césped y en el graderío, pues todo el público temía que iba a producirse el empate bermellón. Sin embargo, las ocasiones, aunque no claras, eran para los locales. La mejor, otro disparo colocado de Lanzarote que detuvo Santamaría. Láinez dio entrada a Jesús Valentín para asfixiar el centro del campo rival, que al final optaba por jugar a bandas y buscar superioridades numéricas ante los laterales, sin obtener premio alguno. De hecho, la mejor ocasión fue un centro de Campabadal que José Enrique despejó sin querer hacia su propia porteria, obligando a Ratón a hacer la parada de la noche.

Sea como fuere, el Mallorca no logró provocar ningún error grave en la defensa maña, que pese a los nervios supo capear el temporal, y los minutos caían como losas sobre los baleares. Jorge Pombo se tuvo que retirar tras notar un problema en la rodilla cuando trataba de cortar una jugada del Mallorca, entrando en su lugar Edu García. De ahí al final ningún equipo supo crear una ocasión clara de gol, y aunque hubo un conato de pérdida de nervios con un roce entre Lanzarote y Brandon, la cosa no llegó a mayores, y el Zaragoza supo rubricar una nueva victoria que lo encarrila en su búsqueda de la permanencia por la vía rápida.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Ratón; Isaac, Marcelo Silva, José Enrique, Cabrera; Zapater; Lanzarote, Edu Bedia (Cani, 63), Javi Ros (Jesús Valentín, 78), Pombo (Edu García, 85); y Ángel.

Real Mallorca: Santamaría; Campabadal, Pleguezuelo, Yuste, Joan Oriol; Vallejo, Culio (Salomao, 61), Zdjelar; Lago Junior (Pol Roigé, 78), Lekic (Óscar Díaz, 61) y Brandon.

Árbitro: Córdero Vega (Comité Cántabro). Amonestó a Brandon (43) y Sergi Barjuán (49).

Goles: 1-0, min. 35: Ángel.

Incidencias: Noche magnífica en Zaragoza tras un día soleado, con 17 grados al inicio del partido. El césped presentó un buen aspecto. En las gradas, algo más de 15.000 espectadores. En el palco estuvo Jesús Seba, exjugador zaragocista y actual secretario técnico del Mirandés, próximo rival del Real Zaragoza en Anduva. Se guardó un minuto de silencio en memoria del ‘Magnífico’ Santiago Isasi, jugador del mejor Zaragoza de la historia, el de la década de los sesenta, fallecido esta semana.

Ratón acude a celebrar la victoria con Zapater, agotado tras la finalización del partido

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Etiquetas:

Deja un comentario

About Alfonso Félez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
' ' |